Usuarios envían carta a Alcalde ante anormal funcionamiento de postas rurales

Alcalde Salvador Urrutia e intendenta tregional Gladys Acuña durante entrega de la ambulancia en Poconchile.
Alcalde Salvador Urrutia e intendenta tregional Gladys Acuña durante entrega de la ambulancia en Poconchile.
Una carta, la que repoducimos in extenso, enviaron usuarios de las postas rurales, tanto de Lluta como de Azapa, al alcalde Salvador Urrutia, ante anormal funcionamiento de las mismas, donde exponen casos concretos ocurridos y al mismo tiempo sugieren algunas medidas para evitar situaciones como las planteadas.

Doctor
Salvador Urrutia Cárdenas
Alcalde de Arica

De nuestra mayor urgencia:

ENA FLORES RIVERA, en conocimiento total del Manual Administrativo para la Atenciòn de Urgencia en Consultorios Rurales y en representación de un grupo de pobladores, seriamente afectados por el mal manejo de la salud en la posta rural de Pocochile, informa a Ud. y al Concejo que representa, de hechos que sucedieron la semana pasada y que tuvieron como víctimas, primero a un bebe, luego algunos niños del jardin infantil y adultos. Los hechos fueron así:

Domingo 29: aprox. 21 horas, se presenta en la posta rural de Poconchile, una pobladora con su bebe con un cuadro febril y vómitos, quien es derivado por la funcionaria de turno a la posta de Arica, dado que ella no lo podía atender, menos trasladarla en la ambulancia, pues el chofer no trabaja de noche porque no le pagan las horas extraordinarias. La madre no tiene como trasladarse y sólo por este hecho, la funcionaria se ve en la obligación de solicitar la ambulancia de Arica y que finalmente los trae a la posta. A las 02.25 horas de la madrugada el niño es dado de alta y su regreso se hace imposible por falta de movilización, por lo que debe permanecer en la sala de espera de la posta hasta las 06.30 en que funciona el servicio de buses.

Lunes 30, durante la tarde, traen de nuevo al bebe a la posta, porque no ha tenido mejoría y nuevamente le dan el alta en la madrugada por lo que debe esperar otra vez hasta que llegue el día para su retorno.

A las 11.00 aprox. de la mañana del mismo lunes, la abuela llega nuevamente a la posta, realizando , entonces, una serie de reclamos para su hospitalización, lo que finalmente se logra. Actualmente está hospitalizado.

Miércoles 02 hubo ronda médica y no alcanzaron los números para todos los pacientes, quienes a esa altura tenían los mismos síntomas del bebé; entre ellos, niños del jardín infantil y algunos adultos. Ante esta situación, los que no fueron atendidos, bajaron a la posta de Arica por cuenta propia. Algunos de ellos lo lograron, los otros, ante la emergencia partieron al Hospital de la Solidaridad en Tacna.

La suscrita, en su calidad de ex técnico residente de la Posta Rural de Poconchile durante 14 años, a su capacidad profesional y humana y más aún, a la confianza de siempre de parte de los pobladores que aún se mantienen en contacto con mi persona por mi buena disposición ante los imponderables de la salud rural, se permitió realizar las siguientes gestiones personales:

Seremía de Salud – Depto. Salud Pública – desconocen los hechos por no haber sido informados y se comprometen a iniciar una investigación.

Directora DESAMU – Desconoce los hechos por no haber sido informada y compromete su verificación. A pesar de ello, insisto en las razones para no dar cumplimiento con el servicio de ambulancia y reitero lo manifestado por la funcionaria de turno, en relación al no pago de horas extraordinarias. Ella responde que no hay que creer en todo lo que se diga. No obstante lo anterior, me llama agradeciendo mi gestión y comprometiéndose que a partir de la fecha, la ambulancia estará día y noche para el traslado de los enfermos, lo que no se había realizado antes.

SR. ALCALDE:
Ante la magnitud y gravedad de lo expuesto, queda claramente establecido que se han vulnerado los derechos del poblador rural, pasando a llevar el Código Sanitario, cuyo contenido in extenso se adjunta para su repaso y puesta en marcha. A esto, debe agregarse la falta de una fiscalización constante y duradera en el tiempo y que debiera partir por:

El Alcalde
Responsable directo de la salud primaria, tanto de Arica como de todas las zonas rurales: San Miguel de Azapa – Sobraya – Poconchile, lo que no ha realizado hasta el momento.

Concejales de salud
Realizar visitas imprevistas en los días de ronda para verificar en terreno la atención y el sentir de la población.

Directora Desamu
Instruir a la Coordinadora de la Unidad Rural para que de cumplimiento a las normas establecidas y vigentes, a fin de que estas postas no estén faltas de atención médica fuera de horario y que en caso de no ser así, se pueda canalizar una coordinación con el médico de turno de la posta de Arica, para recibir instrucciones telefónicamente, que permita al paciente mantenerse fuera de riesgo hasta llegar a la posta. Lo mismo con el stock farmacológico basico, que debiera ser en caso de crisis hipertensiva, descompensación diabética, crisis asmática, heridas cortopunzante profunda y otros, que hoy en día no cuentan con los remedios ad hoc. Asimismo, ordenar la devolución de los medicamentos e insumos que fueron retirados.

Aclarar el verdadero sentido del Aviso que se adjunta y que limita las funciones de los paramédicos, que son los que realmente atienden a la población; toda vez que los médicos solo lo hacen dos días a la semana. Como actuar entonces, si el Servicio de Salud tiene horarios de atención, no trabaja fines de semana, feriados y paros? Si no pueden mantener a un médico permanente o a una enfermera para la prescripción de remedios y sólo cuentan con un técnico en enfermería limitado, una ambulancia limitada; entonces, cierren las postas porque hoy sólo estan convertidas en oficinas de información.

Los aquí presentes están cumpliendo con el deber de denunciar y exigir que se de cumplimiento, en todas sus formas y sin excepción de lo que establece nuestro Gobierno para todos los pobladores rurales y que hoy, Poconchile, San Miguel de Azapa y Sobraya están huérfanos de una atención médica como corresponde, dado que cada enfermo debe buscar su propia solución médica, que no es más que trasladarse por sus propios medios a la posta de Arica, lo que conlleva a agravar su dolencia por la larga espera, sufrir discriminación de la parte médica cuando se informa que se proviene de un sector rural y termina por colapsar más la Unidad de Emergencia del Hospital local, de por sí deficiente.

A la espera de un cambio radical a favor de los enfermos de las comunidades rurales de Arica, le saluda

ENA FLORES RIVERA