Últimos días para regularizar el contrato de su nana

Imagen de referencia
Imagen de referencia
No olvide que este 31 de marzo vence el plazo para inscribir en la Dirección del Trabajo los contratos de las empleadas de casa particular. Si no, se arriesga a multas de hasta 210 mil pesos.

Entre 1 y 5 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) de multa, arriesgan quienes no regularicen antes de fin de mes los contratos de sus nanas. Y es que a partir del primero de abril, comenzarán las fiscalizaciones para hacer
cumplir la llamada “nueva Ley de las Nanas”, que obliga al empleador a escriturar e inscribir en la Dirección del Trabajo los contratos, en un plazo de 15 días, una vez iniciadas las labores.

“Toda situación laboral debe cumplir cierta normativa y todos nos merecemos un trabajo digno y condiciones laborales mínimas, por lo que esto es bueno para todos”, dice Igor Barrera, abogado y académico de la carrera de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

Sobre esa base, el especialista recuerda que “la norma comenzó a regir el 1 de enero del 2015 y recoge lo que había anteriormente, pero le da a las partes dos semanas de acuerdo. Terminadas las dos semanas, si al empleador o al trabajador no le gusta el trabajo, puede poner término al contrato. Pero si las partes llegan a acuerdo y se produce el contrato, el empleador tiene 15 días para suscribirlo e inscribirlo en la página de la Dirección del
Trabajo. Ojo, que los contratos que se han suscrito a partir del 1 de enero deben cumplir con esta exigencia y como el proceso está comenzando, existe plazo hasta el 31 de marzo para regularizarlo”.

Tal como lo indica la Dirección del Trabajo, el contrato debe ser firmado por ambas partes, quedando un ejemplar para el empleador y uno para el trabajador y, adicionalmente, el empleador debe registrar las estipulaciones
pactadas del contrato de trabajo en la Inspección del Trabajo correspondiente a su domicilio o en el sitio web www.dt.gob.cl, dentro de los quince días siguientes a su celebración. Pasado este plazo, se multará al empleador y se presumirá legalmente que son estipulaciones del contrato aquellas que declare el trabajador.

“En el caso de los contratos celebrados con anterioridad al 1 de enero de este año, estos se deben inscribir cuando se haga alguna modificación o prórroga”, precisa el abogado. No obstante, hay que tener en consideración
que la mayoría de los contratos deberían ser modificados con anexos de contrato para cumplir con la nueva normativa, que obliga, entre otras cosas, a incorporar explícitamente a qué grupo familiar la trabajadora prestará servicios, el o los domicilios donde se obliga a trabajar, el detalle de las funciones y el horario de jornada laboral.

Pero, ¿qué pasa si usted tiene una nana desde hace años y perdió el contrato original? “Si perdió el contrato, se recomienda utilizar el contrato tipo que existe en la página web de la Dirección del Trabajo, que está
actualizado y completo, y que cumple con la nueva normativa. Este debe llenarse con la fecha de contrato original y con los detalles acordados con la trabajadora”, indica Igor Barrera.

“La ley trata de regular y el fiscalizador es la Inspección del Trabajo, la cual puede citar al empleador para que lleve toda la documentación y tiene facultades para ir al domicilio y preguntarle a la empleada sobre las
condiciones de su trabajo. La empleada también puede poner una denuncia si no se cumplen las condiciones”, explica Barrera, por lo que recomienda dejar todo por escrito, especificando las funciones de la asesora particular y registrarlo en la Inspección del Trabajo.

Adicionalmente, el docente de la Universidad del Pacífico recuerda que con esta nueva ley, “a partir de ahora no se puede descontar de la remuneración de la nana conceptos como alojamiento y comida, lo que es algo muy positivo
y un avance para ellas”. Asimismo, se elimina la exigencia del uso de delantal en sectores públicos. “De todas formas, muchas trabajadoras prefieren usar el delantal por comodidad, pero no se puede condicionar el uso de uniforme a la contratación, su continuidad o renovación del contrato de trabajo, porque ahí se estaría infringiendo la ley”, indica.

No obstante, el abogado aclara que todo puede ser acordado entre las partes.

“Por ejemplo, si la nana vive fuera de Santiago y trabaja en la capital, ella puede pactar con el empleador algún día de descanso de común acuerdo para viajar, compensando un día con otro. Lo importante es que todo lo que
pueda producir un conflicto, quede por escrito en el contrato”, sugiere.

A partir de noviembre
La segunda fase de implementación de esta ley comenzará a regir el 21 de noviembre de este año, fecha a partir de la cual se modifica la jornada laboral y el descanso semanal, fijándose los horarios máximos de trabajo para las empleadas de casa particular.

En el caso de las nanas puertas afuera, “ellas van a tener una jornada de trabajo no superior a 45 horas semanales, acordando hasta 15 horas extraordinarias adicionales. No se puede exceder de dos horas diarias, con
una hora que es de colación. El domingo siempre va a ser libre para las trabajadoras del hogar. Es un gran avance, considerando que antes trabajaban 72 horas semanales”, explica Igor Barrera.

En el caso de las nanas puertas adentro, “la ley protege a estas trabajadoras y dice que deben tener 12 horas de descanso diarias, donde 9 horas deben ser de descanso ininterrumpido y 3 horas distribuidas dentro de la jornada laboral, sin considerar como descanso la hora de almuerzo”, señala el docente de Trabajo social de la U. del Pacífico, quien indica que en el caso de que no se cumpla la normativa en cuanto a las horas de descanso, la multa puede llegar a las 10 UTM, equivalente a más de 420 mil pesos.