Tribunal Oral de Arica condena a 7 años de presidio a autor de parricidio frustrado en la población Cerro La Cruz

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Arica condenó este jueves 24 de marzo a Emilio José Pincheira Vega a la pena de 7 años de presidio efectivo, en calidad de autor del delito frustrado de parricidio. Ilícito perpetrado en junio del año pasado, en la ciudad.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Rodrigo Cartes Pino (presidente), Mario Reyes Trommer (redactor) y Carlos Rojas Staub– aplicó, además, a Pincheira Vega las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la mañana del 4 de junio de 2021, “mientras la víctima (…), se encontraba en el domicilio que compartía con su hijo, el acusado Emilio José Pincheira Vega, ubicado en (…), población Cerro la Cruz de Arica, en circunstancias que la víctima se encontraba durmiendo en su habitación, ingresa a dicho lugar el acusado, quien conociendo la relación filial con la víctima, premunido con un arma blanca tipo cuchillo de aproximadamente 12 centímetros de longitud y con la intención de ocasionar la muerte, se abalanzó sobre la víctima, propinándole múltiples cortes, principalmente en la región del cuello y cabeza; agresión ante la cual, la víctima intentó defenderse, tratando de tomar con su manos el cuchillo, hasta que, en un momento, el acusado cesa su agresión, logrando la víctima colocarse de pie y solicitar ayuda.

Producto de la agresión descrita, la víctima resultó con heridas y trauma cortopunzante en rostro y cuello, lesiones potencialmente letales, pues el área amagada es crucial, por existir en dicha parte órganos que sostienen funciones vitales imprescindibles”.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados. Además, se decretó el comiso del vehículo incautado.