Tercer retiro del 10%: ¡cuidado con los hackers!

Por Felipe Morales
Prensa USS

Hoy 3 de mayo comienza oficialmente la solicitud del tercer retiro del 10% de los fondos previsionales, momento preciso para que los ciberdelincuentes entren en acción. ¿Cómo realizar el proceso de manera segura? Lee atentamente.

Aunque se trata del tercer retiro del 10% y las medidas de seguridad se han incrementado, el interés de los ciberdelincuentes por robar datos personales y engañar a los cotizantes sigue latente.

Y los riesgos no sólo se dan previamente a la solicitud del dinero, sino que después de realizado el trámite, según explica Mauricio Sepúlveda, académico de Ingeniería Civil Informática de la Universidad San Sebastián. “Hay que ser desconfiado, sobre todo si hay dinero de por medio”, apunta, entregando una serie de consejos para prevenir estafas.

* Ingresa a la página oficial de la AFP o al portal que la entidad ha desarrollado para estos fines. Jamás ingresar desde un sitio externo.
* Chequea que la dirección web esté bien escrita. Algunas URL son similares, pero son sitios que sólo roban información. Verifica que sea una página segura.
* Fíjate en el candado que aparece al lado izquierdo de la página ingresada. Eso nos dice que es una página segura.
* Ojo con las faltas de ortografías. Mensajes mal escritos pueden delatar a un hacker.
* Usa tu propio Wifi. No utilices redes públicas, tienen mayor posibilidad de que alguien intercepte toda tu comunicación.
* Mantén actualizado tu sistema operativo y el antivirus.

Riesgos posteriores
Aunque la solicitud del 10% se haya realizado en forma correcta, los riesgos para los usuarios siguen rondando. De ahí el llamado a mantener una alerta constante.

“Cuidado con los mails, mensajes de textos o llamados telefónicos que puedan llegar tras hacer efectiva la solicitud. Es probable que los delincuentes se comuniquen con el usuario, asegurándole que el proceso tuvo un inconveniente y que es necesario que reenvíe sus datos personales. Por ningún motivo debe entregarlos”, advierte Sepúlveda.

A su juicio, la ingeniería social permite que los hackers conozcan muchos datos de la posible víctima, por lo que sus argumentos pueden parecer muy convincentes. “Pero reitero, si no es por los canales oficiales, no debe realizarse trámite alguno”, concluye.