Stefanie Chalmers, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico le sugiere la Cena de Navidad

Stefanie Chalmers, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico
Stefanie Chalmers, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico
¿Problemas para la cena de Navidad? Stefanie Chalmers, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, le sugiere dos apetitosas cenas, que no solo dejarán feliz al Viejito Pascuero, sino a todos los comensales y cumplen con las añoradas tres B….buenas, bonitas y baratas. El delantal y manos a la obra.

Receta 1: Papillotes Mar y Tierra.
Los papillotes consisten en trozos de carne con verduras y especias, que se cocinan al vapor en el horno, debido a que se envuelven en papel metálico. Así el sabor del corte de pescado, las verduras en cortes delgados, y las hierbas seleccionadas, se impregnan mutuamente y consiguen un sabor exquisito y natural. Para esto recomiendo que a los pescados seleccionados, se les añadan mezclas de:
1.- Aceitunas negras con rodelas de tomate, laurel, aceite de oliva y limón.
2.- Pimientos y zanahorias en corte juliana, cebollín en rodelas, con eneldo y limón.
3.- Champiñones y cabezas de espárragos, con orégano y vino blanco.
*Una pizca de sal (poco porque el sabor se concentra).

Existen 297 papas nativas en Chile, lo que es admirado a nivel internacional, por lo que recomiendo conseguir más de un tipo de ellas, e incluirlas en el horno con cascara y todo, quedarán maravillosas, sobre todo si una vez cocidas, se les aplasta en el centro hasta romperlas (no hacerlas puré, solo aplastarlas), y se les añade una cucharadita de aderezo, compuesto por aceite de oliva, sal, y cebollín picado muy fino (más especias a gusto).

Receta 2: Trilogía de cebiche, en anillos asados
Esta es una receta para paladares atrevidos, ya que la idea es combinar en un mismo plato, sabores calientes y picantes, con sabores frescos y ácidos, además de tener tercera combinación neutra para dar suavidad y neutralizar los estímulos y permitir seguir disfrutándolos.

Se pueden escoger los ingredientes y la intensidad de las temperaturas y sabores a gusto del comensal, sin embargo aquí describo los lineamientos para lograr el efecto global esperado:

Para lo caliente y picante:
2 grupos de papas asadas al horno, unas barnizadas con una mezcla de aceite de oliva y pimienta, y otras barnizadas en aceite de maravilla y merquén. Decorar con Ají de cacho.

Para lo fresco y ácido:
Se preparan separadamente tres cebiches simples, 1 será de Jibia, 1 de pescado, y el tercero de champiñón. La Jibia y el pescado se cortan en cubitos, los champiñones (pequeños) se cortan en rodelas, y todos ellos por separado deben ser cubiertos en limón y reposados en frío, junto con los alimentos que enfatizan su sabor y le dan colorido a la preparación:
– A la Jibia (cocida), se le agregan rodelas delgadas de cebollin, pimiento amarillo picado bien fino, y sal a gusto.
– Al pescado (cocido) se le agrega una pequeña cantidad de cebolla morada en pluma, pimiento rojo picado bien fino, y sal a gusto.
– A los champiñones (crudos) se le agrega pimiento verde, y sal a gusto.

Para lo neutro:
Basta con un cereal neutro (ej: arroz perla, cuz-cuz, o quínoa), combinado con zapallo italiano, aceitunas y choclo. Todo se monta en un corte hueco del mismo zapallo italiano.

El plato se presenta con las papas asadas y picantes rodeando al zapallo italiano con el contenido neutro, mientras los cebiches se deben montar en pocillos pequeños dentro del mismo plato, junto a las papas. Decorar con Ají de cacho.

Los olivos, los champiñones, el ají de cacho y su derivado el merquén, rinden honores a nuestra tierra, demostrando el aprovechamiento de sus frutos, sabores y nutrientes, así también honramos a nuestros ancestros mapuches, que usaban el merquén en gran cantidad de preparaciones.

Los productos del mar como la Jibia y los pescados, hacen también de nuestra cena de navidad, una celebración auténtica y muy nuestra.