Senado respalda Acuerdo de Unión Civil y proyecto queda a un paso de convertirse en ley

senador_harboeA un paso de convertirse en ley quedó el proyecto que crea el Acuerdo de Unión Civil (UAC) luego que la Sala del Senado, aprobara por 25 votos a favor, 6 en contra y 3 abstenciones el informe que elaboró una Comisión Mixta de senadores y diputados para zanjar las diferencias que se generaron entre ambas ramas del Congreso. Ahora corresponde que la Sala de Cámara de Diputados se pronuncie, para que la iniciativa quede en condiciones de ser remitido al Ejecutivo para su promulgación.

En lo fundamental, la Comisión Mixta estableció que el nuevo contrato se denominará Acuerdo de Unión Civil, pues refleja de mejor manera la regulación de aspectos patrimoniales y afectivos. Asimismo, definió que todas las materias derivadas del nuevo estado civil de “conviviente civil” se verán en los tribunales de familia.

También se reguló de mejor manera el régimen patrimonial, se repuso el artículo –que había sido eliminado en la Cámara- que contempla las causales de término de la Unión Civil y en materia de cuidado de los niños se mantuvo el criterio de que el juez debe velar siempre por el bien superior de los niños. Del mismo modo, se estableció que el matrimonio de personas del mismo sexo realizado en el extranjero se reconocerá como Acuerdo de Unión Civil en Chile.

Durante la votación del informe de la Comisión Mixta intervinieron los senadores Felipe Harboe, Alberto Espina, Pedro Araya, Patricio Walker, Hernán Larraín, Jacqueline Van Rysselberghe, Alfonso De Urresti, Jaime Quintana, Guido Girardi, Fulvio Rossi, Eugenio Tuma, Ricardo Lagos, Iván Moreira, Ignacio Walker y Manuel José Ossandón.

ESTATUTO MODERNO
En su calidad de presidente de la Comisión Mixta, el senador Harboe explicó los alcances del proyecto que consta de 48 artículos permanentes y 2 transitorios. Señaló que la instancia evacuó un “estatuto coherente y moderno” que constituye un avance cultural para terminar con un problema que afecta miles de chilenos y chilenas que no cuentan con un instrumento legal para regularizar su situación. Asimismo, dijo que este es “un momento histórico de la política Chile. Hoy se reconoce jurídicamente las relaciones afectivas de personas del mismo sexo que no eran reconocidas”.

En la misma línea, el senador Espina manifestó que con la aprobación de este proyecto se avanza en una sociedad más justa, más inclusiva y más participativa, ya que la legislación chilena regulará las consecuencias legales de quienes libremente deciden construir una relación basada en el cariño y el amor.

El senador Araya señaló que la aprobación de este proyecto “es un tremendo avance” porque entrega una solución a aquellas parejas del mismo sexo que durante años, la legislación chilena, no les permitía tener ningún tipo de vínculo. Dijo que con esto se da paso a un Chile más inclusivo y que espera que luego se aborden temas como el matrimonio igualitario y la adopción.

El senador Patricio Walker dijo que este proyecto va más allá del tema patrimonial, pues se trata de personas que conviven, que merecen dignidad, respeto y reconocimiento. Destacó que con este proyecto se va a constituir un nuevo estado civil.

En tanto, el senador Larraín respaldó el trabajo que realizó la Comisión de Constitución y luego la Comisión Mixta para lograr que las regulaciones queden bien expresados y técnicamente bien hechas. Señaló que se lograron buenas soluciones para las diferencias que existían entre ambas cámaras, pero a su juicio no ocurrió lo mismo con el reconocimiento jurídico de personas del mismo sexo realizados en el extranjero. Indicó que el matrimonio igualitario es un debate que va a venir, pero no es el objetivo de este proyecto.

DEBILITAMIENTO DEL MATRIMONIO
En tanto, la senadora Van Rysselberghe dijo estar de acuerdo con que se regularice la unión civil de parejas homosexuales, pero a su juicio, el hecho de que este pacto sea extensivo a las parejas heterosexuales, debilita la figura del matrimonio, razón por la cual votó en contra de la iniciativa.

En la misma línea se manifestaron los senadores Moreira y Ossandón quienes argumentaron su rechazo a este acuerdo, declarando que “atenta contra la institución del matrimonio”. Así acotaron que esta institución se entiende entre un hombre y una mujer, la que tiene como fin la procreación.

En cuanto a las diferencias de opiniones expresadas en la Sala, estos legisladores aseguraron que “el oficialismo ha impulsado un clima beligerante que condena la libertad de conciencia y de expresión”. Asimismo, argumentaron que “nadie tiene la superioridad moral para imponer una visión”.

RESPETO A DERECHOS HUMANOS
En tanto, los senadores De Urresti, Quintana, Girardi, Rossi, Tuma, Lagos Weber e Ignacio Walker, se mostraron a favor de la propuesta destacando que va en la línea de nuevas leyes que apuntan al respeto de los derechos humanos.

Respecto a las críticas que ha realizado la oposición a la norma, los legisladores hicieron un llamado a asumir los cambios que ha tenido la sociedad chilena y terminar con “una visión homogenizante” de la realidad. A su vez, aseguraron que “establecer ciudadanos de primera y segunda categoría de acuerdo a su condición sexual, es una acto discriminatorio”.

La mayoría de estos senadores se mostraron a favor de avanzar en esta dirección, por lo que abogaron por impulsar un proyecto de matrimonio igualitario que permita la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo.