Se constituye comité público para la gestión colectiva por la Reserva de Biosfera Lauca

conaf_comite_reserva_biosfera-LaucaCon la presencia y firma de la intendenta subrogante Andrea Murillo Neumann, fue constituido en las oficinas de CONAF, el Comité Público, que antecederá a su vez la construcción del Consejo de gestión público-privado de la Reserva de Biosfera Lauca.

El acto administrativo permitirá concluir, junto al conjunto de actores ligados a este patrimonio natural y cultural de la región, en especial los consejos consultivos de las áreas silvestres protegidas, el expediente y un plan de gestión exigido por la Unesco, para mantener la categoría que se le dio a este territorio desde el año 1981, y que comprende el Parque Nacional Lauca, la Reserva Nacional Las Vicuñas y el Monumento Natural Salar de Surire.

La significativa jornada tuvo como invitado al doctor en Ciencias Naturales de la Universidad de Erlangen-Nürmberg, Alemania y geógrafo de la Universidad Católica de Chile, Andrés Moreira-Muñoz, quien es autor de la publicación “Reservas de la Biosfera de Chile, Laboratorios para la Sustentabilidad”, quien se refirió al significado mundial de las reservas de biosfera, y a la lentitud con que en Chile se ha asumido el concepto y las ventajas de esta designación internacional. El especialista resaltó también las implicancias con el ordenamiento territorial que conlleva para la región.

Sector Público
A la jornada-taller acudieron la intendenta (s) Andrea Murillo, quien relevó la importancia de “seguir contando con este patrimonio al que tenemos que concurrir con financiamiento concreto y real para generar sustentabilidad en el territorio” y subrayó el factor participativo, recalcando que “no debe traducirse sólo en un sí o no, sino participando en el diseño de un plan de gestión, que sea coherente con nuestra identidad cultural”.

Por su parte el director regional de CONAF, Guillermo Cisternas indicó que “esta es una coordinación del sector público para comenzar a hacer la gestión por la mantención de categoría de la Reserva de Biosfera Lauca, que del punto de vista de la mayoría de nosotros, es una oportunidad para la región. Vale decir una oportunidad de hacer desarrollo sustentable y una oportunidad de crecimiento de la mano con las comunidades originarias”, aportando también con lo que es la conservación de la biodiversidad y nuestro patrimonio cultural”. Las primeras firmas del sector público fueron de parte del Seremi de Medioambiente, la directora de Conadi y representantes de Agricultura, Educación, Corfo y Fosis.

Una nueva relación
Para el geógrafo y doctor en Ciencias, Andrés Moreira-Muñoz, “a diferencia de otros países que han aprovechado las ventajas de esta designación, en Chile hemos sido un poco flojos en reconocer las bondades del concepto ´reservas de biosfera´, el que tiene similitud con los lugares de importancia mundial como patrimonio de la humanidad. Las reservas de la biosfera son el equivalente en patrimonio natural, pero no exclusivamente, sino que aunando la actividad humana a la de los ecosistemas. ¡Y ese el desafío!, que la actividad humana se siga desarrollando, pero en condiciones mucho más amigable con el medioambiente y con la conservación de la biodiversidad.

Sin embargo agrega que “nosotros tenemos un concepto de uso del espacio que es un concepto muy arcaico asociado a la extractividad, a lo extractivo, y hoy en día el mundo va para otro lado. Va por el uso, pero cautelando la mantención en el tiempo, que en definitiva es la sustentabilidad, y por eso las Reservas de la Biosfera se consideran a nivel mundial como laboratorios para la sustentabilidad”.

El académico e investigador, quien lleva seis años trabajando en la región para sacar una publicación referida a los recursos de la flora regional, insiste en que “Chile ha sido lento en reconocer esto, pero en la sociedad hay mucha gente que se da cuenta que para usar algo hay que protegerlo, y además hay que restaurar los ecosistemas”. Y agrega: “Y en esta región hay muchos ecosistemas, que históricamente, por la minería especialmente, que uso mucha leña ya sea de llareta o queñoa, los ecosistemas están muy intervenidos. Y ahora lo que hay que hacer es restaurarlos para que recuperen su riqueza original, para definitivamente recuperar una nueva relación con los recursos de nuestra naturaleza”.

Ordenamiento territorial
Sobre el proceso de elaboración del expediente de la Reserva de Biosfera Lauca ante la Unesco, Moreira plantea que “corremos el riesgo de que Unesco diga: “se le va quitar la categoría de Reserva de la Biosfera”. Y si esto a nadie le importa, no va a tener ningún efecto, pero si hay gente realmente consciente de que este lugar, estos sitios altoandinos y precordilleranos tienen un valor realmente importante en cuanto a su historia, su cultura y su naturaleza”.

No obstante indica que “nosotros no deberíamos estar pendientes si Unesco nos da o nos da esta categoría. En definitiva a lo que apunta este concepto es a un ordenamiento ambiental del territorio, es a eso lo que apunta. Y si se mantienen los servicios ecosistémicos, se mantiene la calidad de vida. Es, en definitiva un círculo virtuoso que hay que mantener, porque si rompemos el círculo y dañamos el sistema, estamos dañando nuestras propias actividades”.

Paradoja
Moreira remata sus palabra agregando que” la paradoja del asunto es que no tenemos que responderle a la Unesco, tenemos que respondernos a nosotros mismos. No tenemos que reaccionar cuando Unesco nos pregunta, esto debería ser un desafío permanente y constante, de mantener y restaurar nuestros ecosistemas, que son los que nos nutren finalmente. Como diría la tradición aymara: Cuidar la Pachamama para que ella nos cuide. Se reduce a esa simple frase”.

La Reserva de Biosfera Lauca contiene 167 especies de vertebrados, 607 plantas y una serie de especies con problemas de conservación, y se inserta en un territorio de rica tradición cultural. CONAF representa el punto focal para Unesco en materia de Reservas de Biosfera, pero el compromiso internacional es del Estado chileno, en su conjunto.