Rocafull y crisis migratoria: “La primera alerta la dio Chacalluta hace dos años”

El parlamentario emplazó al gobierno central para que implemente nuevas y mejores herramientas que contengan el tránsito de las personas con ingresos irregulares en el norte de Chile, y advirtió que tras aumentar la fiscalización en Iquique y Colchane las personas podrían cambiar la ruta de ingreso por Arica y Parinacota.

A raíz de los difíciles días que han enfrentado las regiones del norte del país, no sólo a raíz de la pandemia causada por el Covid-19, sino por el masivo ingreso de migrantes a través de pasos no habilitados y que se han concentrado en la Región de Tarapacá, sumado a los hechos de violencia masiva e injustificable suscitados el sábado pasado con la quema de carpas y sus pertenencias personales, que afectó a hombres, mujeres y niños.

El diputado Luis Rocafull López solicitó, de manera urgente, al Gobierno de Chile abordar como Estado el complejo escenario, el que, a su juicio, hasta el momento, ha debido ser enfrentado y controlado solo con los escasos recursos que poseen los gobiernos locales y comunales.

“Hemos sido testigos de vergonzosas escenas, donde se agredió a una población indefensa, entre ellos niños, mujeres, embarazadas e incluso adultos mayores. Nada justifica tamaña agresión”.

El parlamentario puntualizó que “estos hechos no son más que la consecuencia de errores que han sido cometidos tanto por este Gobierno como por el pasado. Es por esta razón que el Ejecutivo debe tomar medidas urgentes, recordemos que se avecinas factores climáticos importantes (invierno del altiplánico), lo que hará imposible el paso por Colchane, por lo tanto, la única puerta de ingreso al país será por Arica y Parinacota, con una comuna ya saturada de migrantes”

Chacalluta
El legislador ariqueño recordó que el colapso económico de varios países obligó a Chile a lidiar con un aumento sin precedentes en la inmigración, que en la región se materializó en junio de 2019 cuando cientos de venezolanos permanecieron varados por varios días en el complejo fronterizo Chacalluta, luego de que el gobierno solicitó visas para ingresar a Chile.

“Esta acción, antes de la pandemia, debió ser una campanada de alerta para el gobierno entorno a la oleada migratoria de venezolanos hacia Chile. En esa ocasión por varios días se instaló un improvisado campamento donde hombres, mujeres y niños se apostaron en Chacalluta, para recibir comida y apoyo por parte de organizaciones no gubernamentales.

Finalmente, Rocafull manifestó su preocupación por la gran cantidad de pasos no habilitados que existen entre Chile, Perú y Bolivia, que si no se fortalece su resguardo pueden ser factores que aumenten el flujo de personas hacia nuestra región.