Químico preocupado de la responsabilidad social dicta Talleres Explora a estudiantes ariqueños

Por Ada Angélica Rivas

La academia de edafología, fue desarrollada en el Laboratorio de Investigación Química Analítica Aplicada, por el laboratorista químico y académico de la Universidad de Tarapacá, Leonardo Figueroa Tagle, ganador del Premio Nacional de la Fundación para la Innovación Agraria.

Debería haber jubilado, pero su preocupación por el entorno en que habita no se lo permite, ya que estima que el conocimiento adquirido en su experiencia como químico, debe servirle a alguien.

El académico de la Universidad de Tarapacá, Leonardo Figueroa Tagle, trabaja en química analítica aplicada, es decir, aquella que va más allá de una perspectiva abstracta, de fórmulas y ecuaciones. Su enfoque es el contexto de los seres humanos, la realidad más tangible y, aplicable, como por ejemplo, el suelo o temas de contaminación ambiental, entre otros.

“Independiente de los trabajos de investigación, relacionados con las ciencias puras propiamente tal, las ciencias aplicadas son tremendamente importantes, es lo que a mí me gusta, siento que es mi responsabilidad social, sino ¿para qué estudia uno, si no es para satisfacer las necesidades de los otros?”, manifiesta el investigador.

La carrera de Laboratorista Químico la desarrolló en el actual campus Velásquez, cuando era sede de la Universidad de Chile, en la misma sala en que hoy se encuentra el laboratorio en que realiza en forma exclusiva talleres de edafología para el Proyecto Explora de CONICYT. Después de terminar sus estudios, el académico fue contratado en la sede de la Universidad del Norte, cuya fusión con la sede de la Universidad de Chile dio origen a la actual Universidad de Tarapacá.

“Espero morirme acá, porque no me pienso jubilar…” indica el académico, que desarrolló la Academia Explora “Descubre tu suelo a través de la Edafología”, en que participaron 15 estudiantes de 1° a 4° medio del Liceo Domingo Santa María de Arica, adscritos al Club Explora, a cargo de la profesora Ana María Olivares.

La edafología es el estudio del suelo, que analiza su importancia en términos mecánicos, sus propiedades y aspectos físicos. Los estudiantes pudieron profundizar sobre materias que ven tangencialmente en la enseñanza media y desarrollaron experimentos científicos respecto de las propiedades físicas del suelo.

Para el experto el taller tuvo como fin: “Generar conocimiento en las otras personas, y que no les sirva solo a algunos pocos. Hay que enseñar y dar a conocer lo que es nuestra realidad en términos científicos, que es el campo nuestro”.

Su trabajo más importante fue, junto a su equipo de investigación, crear una tecnología para reducir las concentraciones de boro en el agua de riego, obteniendo el Premio Nacional de la Fundación para la Innovación Agraria, FIA.

Leonardo Figueroa está trabajando en algunas ideas de innovación, pero lo que lo llena de adrenalina es la llegada de los jóvenes estudiantes cada año a la Universidad. “Eso me obliga, al menos mentalmente, a mantenerme joven y a aprender nuevos lenguajes, nuevas formas de comunicarse y ponerse al día. Cuando empecé los computadores no existían”. Actualmente usa con frecuencia su WhatsApp, especialmente con su grupo de amigos que por más de 40 años se mantiene unido; también tiene Facebook para entretenerse, pero lo que mueve su vida es la química, aplicada, por supuesto.