Puerto de Arica informa que ASP-B autorizó despacho de 10 contenedores con pago directo a concesionario TPA

La Empresa Portuaria Arica (EPA) informó que esta tarde se pudo concretar el despacho de los primeros 10 contenedores, cuyos importadores efectuaron el pago anticipado del servicio de carguío en forma directa al concesionario Terminal Puerto Arica S.A., luego que la Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B) levantara la prohibición que había dispuesto el sábado pasado para esta modalidad.

El procedimiento fue supervisado por el Gerente General de la EPA, Rodrigo Pinto y por el Gerente General de TPA S.A., Gabriel Tumani, en el patio de desconsolidación de contenedores. La faena de apertura de los containers y la disposición de la carga en camiones, contó con la participación de tres funcionarios de la ASP-B.

El Gerente General de la EPA valoró la decisión adoptada por la ASP-B, “ya que esta medida permitirá dar un alivio a los transportistas que están a la espera del despacho de su carga y que se han visto afectados por el no pago completo y oportuno de los servicios facturados en agosto y septiembre que aún mantiene la ASP-B”.

Agregó que “es muy significativo que la ASP-B haya acogido nuestro llamado a facilitar el comercio exterior de Bolivia. La decisión de autorizar el despacho de carga con pago directo al concesionario TPA, es una decisión que favorecerá a todos los integrantes de la cadena logística, especialmente a los transportistas e importadores que necesitan que su carga llegue rápido a destino”.

La medida de despacho con pago directo a TPA, fue notificada por la ASP-B a través de sus redes sociales en el Comunicado 12/2021, donde señala que “emitirá excepcionalmente a favor del consignatario boliviano el DPUB, que haya cumplido con el procedimiento interno y cuente con la planificación entre el 20/09/2021 hasta el 28/09/2021; previo registro de cualquier pago adicional ajeno al procedimiento establecido por el agente aduanero oficial”.

El máximo ejecutivo de la EPA precisó que pese a la implementación de este procedimiento extraordinario, en paralelo el concesionario mantiene la medida de cobro anticipado por nuevos servicios a la ASP-B, dado que, hasta ahora, la empresa estatal boliviana no ha enviado una comunicación formal a TPA donde aclare cuáles serán las facturas a las que imputará el pago de 925 mil dólares que efectuó. Asimismo, recordó que la deuda total por los servicios de agosto y septiembre asciende a 1 millón 340 mil dólares.

Por último, Pinto reiteró la invitación a la ASP-B a suscribir un nuevo acuerdo de descuentos tarifarios “en función de los términos que consensuamos el 29 y 30 de julio en Arica. Este convenio considera tres años de vigencia, un 38% de descuento promedio lineal, y 23 servicios con rebajas sustantivas. Este convenio presenta mejores condiciones que el que suscribimos hace 2 años. Estas nuevas condiciones han sido muy bien valoradas por los transportistas y los propios importadores bolivianos, ya que atienden sus necesidades de estabilidad y de contar con descuentos en un periodo difícil como el de la pandemia”.

El primero en ser despachado con pago directo al concesionario, fue el camionero boliviano Abel Gutiérrez, quien el sábado realizó el primer intento, pero su carguío no fue autorizado por la ASP-B. Por lo mismo, el transportista valoró “que se haya abierto una puerta en este problema para quienes hemos estado esperando desde hace unos 15 días para poder cargar. Espero que otros compañeros puedan hacer lo mismo. Ojalá se produzca un acercamiento para una solución definitiva a este problema. Por suerte TPA me dio una mano y logró un entendimiento con la ASP-B. Nosotros ganamos por llevar carga, no por estar parados. Si nuestras autoridades nos dicen que van a reactivar la economía boliviana, no es lógico que se postergue el despacho de carga”.