Psíquico ariqueño Ricardo Quinteros acertó con desenlace de la Copa América

Ricardo Quinteros Alonzo, psíquico ariqueño
Ricardo Quinteros Alonzo, psíquico ariqueño
Hasta avanzadas horas de la madrugada los chilenos de Arica a Punta Arenas celebraron el triunfo de la roja, que por fin puede alzar una copa importante en el fútbol.

Los nervios, durante los 120 minutos, se apoderaban de los hinchas nacionales al ver que no había movimiento en el marcador y el temor de llegar a los penales, de triste recuerdo en la última copa del mundo, hacía presa de los más fanáticos. Y se llegó a esa instancia.

Matías Fernández, para Chie y Lionel Messi para Argentina, abrieron la serie de lanzamientos penales. Ambos convirtieron. Luego correspondió el turno a Vidal, quien venció inapelablemente al meta trasandino. El “Pipa” Higuaín la mandó a las nubes y allí surgió la luz de esperanza de no solo admirar y acariciar la copa, sino que dejarla en casa. El príncipe Aranguiz concretó para Chile y venía el tercer argentino, Ever Banega, quien entró precisamente para lanzar uno de los penales. Disparó y Bravo controló el balón.

La suerte de Argentina estaba echada. El “Niño Maravilla”, debía convertir el lanzamiento y transformar a Chile en el flamante campeón de la Copa América 2015. Como un grande que es, convirtió y desató la locura en los 17 millones de chilenos.

Muchos no quisieron ver los penales, otros se negaron a seguir viendo el alargue, sin embargo en Arica, un muchacho joven, estaba muy tranquilo en su casa, no es hincha del fútbol, pero nos había anticipado el resultado. Nos referimos a Ricardo Quinteros, el psíquico ariqueño. Le consultó www.aricamia.cl antes del partido respecto al resultado y nos confidenció absolutamente seguro de lo que decía: “Chile gana, pero no solo jugará los 90 minutos, sino que también hay alargue e irán a los penales, ahí ganará”.

Medios incrédulos por el vaticinio, esperamos el desenlace. Cuando terminó el tiempo reglamentario, ya estábamos convencidos que se iba a cumplir lo mencionado por Quinteros. Luego de los penales, nuestro psíquico, acertaba una vez más con sus predicciones.