Programa Niños Conecta2 entregó conectividad a más de 30 niños en Arica

La crisis derivada de la pandemia por el Covid-19 ha generado trastornos en diversos ámbitos de la vida diaria. La educación escolar no está al margen de esta realidad y es una de las causas de los principales cambios en la cotidianeidad de las familias. Donde un problema no menor es que la conectividad a Internet no está garantizada para toda la población, incluidos los estudiantes. Para hacer frente a esta situación el programa Niños Conecta2 de ONG Cerjap busca brindar apoyo y conectividad a aquellas familias vulnerables o de escasos recursos que, en tiempos de pandemia y bajo una estricta cuarentena, ven dificultado el acceso a clases online de sus hijos.

“Hoy, el acceso a Internet es variable en cuanto a cantidad y calidad, además de las regiones y las clases sociales (…), las condiciones mínimas para la educación online son contar con un espacio tranquilo, un dispositivo adecuado (Notebook, Tablet o Pc de escritorio) con una pantalla de buena resolución, y una buena conexión a Internet. Pero considerando hoy los índices de vulnerabilidad, son muy pocos los estudiantes que cuentan con las condiciones adecuadas en esta contingencia”, expresó Denise Aravena, coordinadora social de ONG Cerjap.

Esta situación de pandemia, ha implicado aumentar el agobio de las familias, de los docentes, y por supuesto de los propios estudiantes, en un contexto de crisis sanitaria que genera incertidumbre, aflicción y pesar cotidiano.

Pues, en muchos casos cuando la vulnerabilidad apremia, el poder tener acceso a un dispositivo adecuado y a una conexión de internet estable es un lujo que no se pueden dar. En la búsqueda constante de cambiar esta situación y apoyar a dichas familias, el programa “Niños Conecta2” entregó Tablet, Slimcard, y BAM a más de 30 niños de Arica, los cuales desde hoy, ya no tendrán más problemas de conectividad.

“Esta pandemia, desnudó por completo nuestra realidad social como país, donde lamentablemente, quedó de manifiesto la dificultad cultural de los estratos sociales más bajos respecto del acceso a la educación; Hasta el año pasado en Chile existían más de 186 mil menores y jóvenes de entre 5 y 21 años que abandonaron el sistema escolar, y las cifras entregadas el pasado mes de abril por el propio Ministerio de Educación reflejan que otros 39.498 niños y niñas no se matricularon en ningún establecimiento este año. Esa situación tendrá un costo social inmenso que, todos debemos ver manera de afrontar y solucionar”, comentó Tulio Carvajal, presidente de ONG Cerjap.

El Covid-19 nos mostró que en ningún caso estamos preparados como sociedad para abordar y enfrentar el desafío de un sistema de educación a distancia, ya que mientras existan brechas sociales tan dispares, no solo será una preocupación latente la calidad de educación, sino también el acceso a dicha educación. Donde no se puede pasar por alto lo tecnológico (equipos y conectividad), aspectos culturales, falta de metodología y hasta la existencia de protocolos ante emergencias que aseguren el proceso educativo a “todos” los menores. Aprender de los errores es un hecho, más esta crisis sanitaria reveló, una más de las tantas inequidades del sistema educativo chileno en términos de brechas digitales y acceso a la tecnología, en el que contribuir a solucionarlo es tarea de todos.