Presentan proyecto para suspender por 5 años la inscripción de taxis en el registro nacional de Servicios de Transporte de Pasajeros

Imagen de referencia
Imagen de referencia
Suspender por el plazo de cinco años la inscripción de taxis, en cualquiera de sus modalidades, en el Registro Nacional de Servicios de Transporte de Pasajeros, propone el proyecto de ley presentado por el senador Juan Pablo Letelier.

La iniciativa, que fue derivada a la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones del Senado plantea que dicha medida “no afectará el derecho a solicitar el reemplazo o cambio de modalidad de los taxis actualmente inscritos en el Registro mencionado, conforme a las normas establecidas por el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones”.

Según explica el parlamentario en su proyecto, la ley N° 19.040 establece que los vehículos que se destinen a servicio de transporte público remunerado de pasajeros deberán estar inscritos en el Registro Nacional de Servicios de Transportes de Pasajeros a que se refiere el inciso séptimo del artículo 3° de la ley 18.696, según lo determine la correspondiente reglamentación dictada por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

No obstante, en 1998, a través de la ley 19.593, se suspendió por el plazo de dos años la inscripción de taxis, en cualquiera de sus modalidades, en el mencionado Registro y posteriormente, mediante la dictación de una nueva ley, esta vez la 19.700, se prorrogó la vigencia de la ley anterior, por cinco años más, a contar de la expiración del plazo que estaba corriendo hasta noviembre del 2005.

Luego, una nueva ley suspendió la inscripción en el Registro por el plazo de otros cinco años, desde su publicación, lo cual se produjo en noviembre del 2005, con lo que la suspensión venció en noviembre del 2010.

En esa fecha, se aprobó la ley 20.074, la cual, prorrogó la vigencia de su antecesora por un periodo de cinco años. La principal razón tomada en consideración para la aprobación de aquella ley fue el gran número de automóviles existentes lo que agudizaba dos problemas con los que incluso todavía se está luchando al día de hoy: la congestión vehicular y contaminación atmosférica.

“En esa misma oportunidad se pensó en alzar esta suspensión una vez que existiera una solución efectiva a los problemas anteriormente mencionados, lo cual, todavía no se logra”, explicó el legislador.