Preocupación ante mortandad de aves ocurrida en Tarapacá podría extenderse a Arica

Brigada Investigadora de Delitos contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) está a cargo de las indagaciones.

Detectives de la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) de Arica y Parinacota han recibido en las últimas dos semanas dos denuncias de aves de la especie cormorán encontradas muertas en la playa; primero fue en playa Brava en Iquique y ahora último en el sector de Pisagua en la vecina región.

Hasta ambos sectores, oficiales policiales de la Bidema de Arica se trasladaron para efectuar las investigaciones de rigor a fin de establecer las causas de la masiva mortandad que en Iquique afectó a 173 cormoranes y a otras tantas especies en Pisagua.

“El 23 de julio se recibió un llamado de la seremi de Medioambiente de Tarapacá dando cuenta de una situación de aves muertas en una playa de Iquique y otras flotando en el mar, por lo que todas las instituciones participantes (SAG, Aduanas, Sernapesca y nosotros) concurrimos al sector a fin de realizar la investigación respectiva”, señaló el jefe de la Bidema, subprefecto Rodrigo Ortiz.

Asimismo, el jefe policial señaló que “se realizaron exámenes a las aves determinando que dentro de sus pulmones había agua y en su buche anchovetas, por lo que se presume que eventualmente estas aves habrían quedado enredadas en las redes de los barcos pesqueros de la zona, siendo su causa de muerte asfixia por sumersión, pero aún se está a la espera de peritajes químicos donde se podría encontrar algún tipo de tóxico que pudiera haber provocado la muerte de estas aves”, agregó.

A juicio del subcomisario Gonzalo García, médico veterinario de esta unidad especializada, lo ocurrido en Tarapacá podría suceder también en nuestra región ya que “estas especies viven también en esta zona y se alimentan principalmente de la anchoveta, recurso marino extraído por barcos y botes pesqueros a través de redes que son el principal punto de atracción de estas aves. Cabe señalar que la extracción de la anchoveta es de marzo a julio y últimamente han aumentado los barcos que extraen este producto y eso ha provocado que aparezcan más aves en el sector”.

El jefe de la Bidema Arica, unidad que en esta materia abarca la jurisdicción de las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá, destacó el trabajo en conjunto con otras instituciones en la materia e hizo un “llamado a denunciar a quienes tengan conocimiento o sean testigos de especies marinas encontradas muertas en la zona a fin de investigar según sea el caso”, finalizó.