Personal de Gendarmería valora sistema de tecnovigilancia en centro penitenciario femenino de Arica

Uso de diversos sistemas de tecnología son un apoyo fundamental en el trabajo de los funcionarios y funcionarias.

Como un sistema positivo, innovador, moderno y que reemplaza la vigilancia del ojo humano desde el puesto de los centinelas, por el uso de tecnología de punta para potenciar la seguridad del recinto penal, fue catalogado por los funcionarios y funcionarias, el sistema de tecnovigilancia que reviste de mayor protagonismo en el Centro Penitenciario Femenino de Arica.

Para la Alcaide del Centro Penitenciario Femenino de Arica, teniente coronel Patricia Vargas Fanhert esto “es un gran desafío para nuestra unidad, el poder prescindir del sistema de vigilancia humana, a través de los centinelas, porque nos impone una manera diferente de hacer las cosas. Nos ofrece un reto de no bajar la seguridad e ir intensificando la vigilancia a través del circuito cerrado de televisión y otros medios tecnológicos como también no bajar la guardia en el sentido de la presencia del personal de Gendarmería. Esto implica en redoblar los esfuerzos en la seguridad, en los desplazamientos, en las rondas continuas a través de la línea de fuego. También es una mejora sustancial en la calidad de vida del personal, de la planta de suboficiales, quienes tradicionalmente tenían que permanecer horas de pie, haciendo vigilancia perimetral en las garitas de antaño”.

Por su parte, la jefa operativa del CPF, mayor Carol Araneda Meza expresó que “esta es la primera cárcel en Chile, que se inauguró con la vigilancia perimetral, a través de sistemas tecnológicos, con una cantidad suficiente de cámaras, sensores de movimientos, infrarojos y todo lo que nos pueda alertar oportunamente frente a algún intento de evasión de la población penal”.

“Esto nos favorece enormemente ya que actualmente al no usar las garitas, los funcionarios cumplen otras labores, se pueden mejorar los sistemas de pautas, nuevos turnos y eliminar el arcaico turno de 4×4 que genera un desgaste físico y emocional al personal que desarrolla esa función penitenciaria”, acotó la mayor Carol Araneda.

Asimismo, la jefa interna del CPF, mayor Carla Molina Esquivel afirmó que “el sistema de tecnovigilancia es un apoyo permanente porque todas las actividades diarias tanto de la población penal como del personal están siendo supervisadas por cámaras en todas las áreas del establecimiento. Ayuda, respalda y es un apoyo al trato directo que tiene el personal con la población penal”.

Personal de las Salas de cámaras
Para el cabo Levi Duran Díaz que trabaja en el sistema de tecnovigilancia del CPF ha sido un gran avance dicho sistema, “creo que al momento de estar trabajando en este sistema veo un avance que es muy gratificante para el funcionario, ya que por tantas horas extensas de estar solo en una garita es difícil conllevar lo que es una familia, llevar una vida normal, ya que 3, 5 o 10 días trabajando, con este nuevo sistema va a quedar de lado”.

Aseguró que el sistema de tecnovigilancia es un sistema realmente innovador “y tenemos la responsabilidad de administrar el sistema de sensores y las 4 horas que está el funcionario debe estar atento y constantemente observando el sistema de cámaras y eso es una gran responsabilidad. A la vez como funcionario público, tenemos y es gratificante poder estar con nuestras familias, de perder el estrés laboral que se vivía antes y eso creo que es algo muy positivo”.

Del mismo modo, el funcionario sargento 2° Carlos Muñoz afirmó que “sin duda que a los funcionarios le aumentaría su calidad de vida, ya que no tendrían los turnos extenuantes y tan largos, que significaba ser un centinela”. Agregó que se ve de una manera positiva el cambio ya que se apoya la vigilancia mediante la tecnología.

Funcionaria de trato directo
Asimismo, la funcionaria sargento 1°, Geanina Peña Copa expresó que “para nosotras ha sido un mayor desafío, pero gracias a la segregación podemos enseñarle valores, deberes y obligaciones a las internas. También contamos con el apoyo de la tecnovigilancia que nos entrega la visión aérea de este recinto penal”.

Características del CPF Arica
El Centro Penitenciario Femenino de Arica, tiene 10 pabellones, utilizados con población penal, de acuerdo a segmentación, de los cuales 2 de ellos, están dispuestos para el aislamiento preventivo.

El sistema de tecnovigilancia funciona 24/7 a través de 2 circuitos cerrados de televisión (externo e interno) sensores de movimiento, infrarojos, inspección de bultos y escáner corporal.

En el recinto penal está funcionando el sistema de video llamadas para la comunicación entre la población penal y sus familiares como también están implementadas las videos conferencias para la comunicación entre la Defensoría y los Tribunales de Justicia, con las mujeres privadas de libertad.

En el contexto de la pandemia, se han adoptado las siguientes acciones preventivas:
aislamiento preventivo para todo ingreso nuevo, aislamiento en pabellón para posibles casos de internas contagiadas, habilitación de un pabellón para pacientes crónicos, entrega de mascarillas a la población penal, uso obligatorio de mascarilla, desinfección de encomiendas, funcionamiento de túnel sanitizador, control de temperatura y permanente sanitización de superficies y dependencias.