Pequeños agricultores se capacitan en producción de conejos

En el pueblo de Pachica, en medio del Valle de Camarones, pequeños agricultores pertenecientes al programa Prodesal de INDAP, participaron del primer taller de producción de conejos, donde se abordaron temas referentes a la sanidad, reproducción y alimentación de estas especies, así como las instalaciones necesarias para su desarrollo.

El taller de “cunicultura”, que son las técnicas y procesos para la crianza de conejos para aprovechar su piel y carne, se realizó con el fin de que los agricultores puedan desarrollar una nueva actividad productiva que venga a complementar o reemplazar la suya debido al gran potencial que ésta tiene en nuestro mercado.

“Con estas iniciativas queremos entregar herramientas que se transformen en nuevas posibilidades para los pequeños agricultores, apuntando a mejorar sus posibilidades de producción y comercialización. Si sus productos son mejor cotizados en el mercado, esto se traducirá en mayores ingresos que aportarán al desarrollo de la agricultura familiar campesina de nuestra región”, señaló Juan Horacio Grant, director regional de INDAP.

En tanto, el SEREMI de Agricultura, Jorge Heiden, destacó que iniciativas como ésta, en que se diversifican los productos regionales, va en la línea de la Agenda de Reimpulso Económico, la cual apoya decididamente al emprendimiento, inversiones, una mayor competencia e incentiva la innovación.

El conejo es un animal noble, de gran crecimiento y elevada fertilidad que, con un manejo adecuado, puede generar volúmenes considerables de pieles, pelo y carne. Este producto hoy está siendo muy apetecido en circuitos gourment por lo que se transan con un elevado valor. De acuerdo a Cristián Olivares, ejecutivo de INDAP a cargo del programa, “existe un mercado muy atractivo para estos productos, lo que podría generar una mayor estabilidad en la economía de los productores con ingresos comparativamente más altos a otros rubros agropecuarios”.

La actividad, que también contó con una charla teórica, se desarrolló en predios de usuarios que ya están realizando esta actividad en la comuna, mostrando las características de dos sistemas diferentes de producción, altamente factibles en territorios propios de la región. Además, se instruyó a los agricultores en las formas de sujeción del animal, para no causarles daño, y en el aprovechamiento de todos los elementos que rodean la producción, incluso del estiércol. Éste, al deshidratarlo, puede utilizarse como alimento para pollos y cerdos, además de abono y fertilizante de gran calidad.