PDI halló en hogar de menores de Arica a niña desaparecida en Castro

La Policía de Investigaciones de Chile halló a una adolescente que hace dos meses era buscada por su familia de Chiloé, internada en el Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread) del Sename, en Arica.

La joven iniciales I.J.G.O., de 17 años de edad, desapareció el 9 de junio, luego de salir de la residencia “Amancay” de Castro, perteneciente a la Fundación Coanil.

El caso fue resuelto tras una investigación coordinada entre la Brigada de Investigación Criminal Castro y la Brigada de Homicidios Arica y Parinacota, a partir de una orden de investigar de la Fiscalía chilota, que acogió una denuncia por presunta desgracia en favor de la menor.

Los detectives dieron con el paradero de la niña luego de realizar un trabajo de inteligencia y análisis de información, que entre otras cosas estableció que, antes de ingresar al hogar de menores de Arica, ésta viajó hasta el norte del país en compañía de un sujeto de 44 años, con antecedentes policiales y un amplio prontuario penal.

“Cuando comenzamos avanzar en la investigación de este caso, logramos información que nos indicaba que la adolescente estaba en una residencia juvenil de la ciudad, pero debíamos averiguar en cuál. Nuestra búsqueda finalmente arrojó resultados en el Cread”, precisó el inspector de la BH, Moisés Sáez.

Durante el tiempo que duró su periplo, la joven alojó en hostales y también pasó noches a la intemperie.

La BH remitió los antecedentes del caso a la Bicrim y Fiscalía de Castro. Además, los detectives comunicaron la ubicación de la menor a su familia en el sur.

Búsqueda de personas desaparecidas
Entre los años 2014 y 2016, la PDI ha investigado en Arica 334 casos derivados de denuncias por presunta desgracia, herramienta legal que tiene como principal objetivo activar los mecanismos de la policía para dar con el paradero de las personas desaparecidas.

El jefe de la Brigada de Homicidios Arica, subprefecto Carlos Bartheld, recordó que las causas de extravío de adolescentes y preadolescentes son distintas de las que afectan al resto de la población. “Los menores de edad hacen abandono de su domicilio particular, residencia u hogar de menores por rebeldía, falta de comunicación, problemas conductuales, aburrimiento, diversión con amigos, pareja, embarazo precoz, deserción escolar, problemas en el núcleo familiar y ambiente hostil”.

El oficial indicó que frente al extravío de una persona la denuncia debe ser presentada lo antes posible en cualquier unidad de la PDI, entregando antecedentes claves para el trabajo de búsqueda de los detectives, como nombre de la persona extraviada, lugar, hora y circunstancias de la desaparición; características físicas, morfológicas; tatuajes, antecedentes médicos, entorno social más cercano, vestimenta, fotografía reciente, colegio y redes sociales, entre otros datos útiles para crear un perfil del desaparecido.

“Siempre recomendamos tener una comunicación fluida con los jóvenes, basada en la confianza que éstos debe tener con su entorno adulto, principalmente, padres y tutores”, puntualizó el subprefecto Bartheld.