Para fortalecer corredores de conservación restauran ahora bosque de queñoa de altura

En la Rinconada de Caquena, CONAF inicia nueva fase del proyecto Manejo sustentable de la tierra.

Un nuevo hito llevó a cabo el proyecto Manejo sustentable de la tierra, que lidera CONAF en el altiplano de Parinacota. Esta vez, se dio el vamos a la componente corredores de conservación, herramienta que busca restituir la conectividad a ecosistemas fragmentados. Y la modalidad elegida fue nada menos que una jornada inédita de restauración con la queñoa de altura (Polylepis tarapacana), en uno de los bosques que se ubican a mayor altitud de nuestro país y el mundo.

Con la presencia del gobernador de Parinacota, Mario Salgado, la actividad tuvo lugar a 4.600 msnm, en la Rinconada de Caquena, comuna de Putre, en el predio de don Vicente Mamani,

Don Vicente, quien además de ganadero, es montañista y ejerce como guía de los turistas que hacen andinismo en la región, es uno de los beneficiarios que mantienen un plan predial con el proyecto, para su manejo bajo un enfoque de sustentabilidad. Según indicó en la ocasión “este impulso me servirá para seguir adelante con lo que yo creo y sueño para este lugar”.

Mario Salgado, gobernador de Parinacota, felicitó en tanto al equipo de CONAF y subrayó que se trata de “un tremendo aporte al ecosistema andino y al patrimonio natural y cultural de la provincia”.

Por su parte el director regional de CONAF, Héctor Peñaranda, indicó que “éste es un hito por partida triple, por lo que estamos muy contentos y agradecidos de quienes apoyan, creen y trabajan por esta forma de enfocar la conservación de nuestros ecosistemas y recursos andinos.

“En este caso, estamos concretando la primera actividad masiva con la queñoa de altura, en segundo término estamos logrando hacer este enriquecimiento ecológico con la producción lograda por semillas en nuestro vivero de Putre, al igual como se ha hecho con la queñoa de precordillera, y en tercer lugar estamos iniciando la fase de los corredor de conservación del proyecto, que conlleva una serie de tareas asociadas, incluida la cartografía de los lugares y el trabajo directo con la comunidad”.

Los corredores
Sebastián Vidal, ingeniero en Recursos Naturales y encargado del área ambiental del proyecto, explica a su vez que “el sector Mullusire, de la Rinconada de Caquena –donde está el predio de don Vicente-, es un lugar de gran belleza, pero a la vez es una zona muy expuesta a la erosión, por lo tanto recomponer el bosque de queñoas es dar nueva cobertura a los suelos y a la vez mejorar hábitat, y por ende la complejidad ecológica de las especies que allí viven.

Es significa, agrega, que estamos generando las condiciones para una mayor abundancia y riqueza de las especies, y además iniciamos un trabajo que busca considerar esta herramienta de los corredores de conservación como un instrumento de planificación para ejercer el desarrollo de forma sustentable”.

Bosque vulnerable
Doscientos fueron las queñoas establecidas en el lugar a partir del martes, gracias al trabajo del equipo técnico y la cuadrilla de plantación del proyecto. El último día se sumó el aporte de las autoridades, quienes llegaron al lanzamiento de esta etapa referida a los corredores, no sin antes, oficiarse la Pawa o rogativa aymara de agradecimiento y buen resultado que las culturas andinas solicitan a la Pachamama.

La queñoa de altura figura como ´Vulnerable´ respecto de su conservación y sus bosques representan para la región un patrimonio de gran interés para la investigación, el turismo de intereses especiales. Su resguardo conlleva asimismo la mantención de sus usos ancestrales por parte de la comunidad local, en aspectos como la medicina tradicional, la elaboración de tintes para sus lanas, leña en estado seco, entre otros.

El director de CONAF, resaltó finalmente que “con este nuevo capítulo del proyecto Manejo sustentable de la tierra, la región está haciendo un aporte importante a la mitigación del cambio climático, justo en el contexto nacional de la cop25 que nos ocupa actualmente. Esto porque los bosques son fundamentales en esta lucha que enfrenta el planeta”.