Pampa Concordia producirá papayas orgánicas

Esto, como resultado de una consultoría cuyo objetivo fue otros cultivos cuya producción no requiriese de la utilización de tantos agroquímicos como el tomate y que, eventualmente, pudiera ser manejado en forma orgánica y obtener dicha certificación.

En Arica y Parinacota nadie desconoce que el tomate es el cultivo más importante y rentable, siendo una de las actividades económicas que se considerar significativas dentro del PIB regional ¿pero se sabe que es una de las más contaminantes?

De hecho, se ha asociado la disminución de la abundancia de las poblaciones del Picaflor de Arica, especie endémica en peligro de extinción, por el aumento de la superficie cultivada del tomate en el valle de Azapa.

En este contexto la Cooperativa de Servicios Agrícolas de Pampa Concordia, que agrupa a 26 pequeños agricultores, se planteó buscar otros cultivos cuya producción no requiriese de la utilización de tantos agroquímicos como el tomate y que, eventualmente, pudiera ser manejado en forma orgánica y obtener dicha certificación.

De esta forma comenzaron a trabajar con Ricardo Salvatierra, ingeniero agrónomo de la Universidad de Tarapacá, magíster en Ciencias Biológicas, y doctorado en Biología y Ecología en la Universidad de La Serena, quien volvió a Arica hace un año y que, en un trabajo conjunto con la cooperativa, sugirió trabajar 4 hectáreas de papayas a modo de cultivos demostrativos para su manejo agroecológico.

Camino a la certificación orgánica
Si bien existía cierto conocimiento del manejo convencional de la papaya entre agricultores y asesores, el conocimiento era escaso respecto de cómo mantener, producir y certificar como orgánico un cultivo de papaya.

Para obtener este conocimiento y capacidades dentro de la cooperativa se ideó esta consultoría que contempla la contratación de este asesor con conocimiento de agroecología, control biológico y certificación orgánica.

Ricardo explica que esta asesoría tendrá como objetivo sentar las bases para que los tomateros puedan diversificarse, impulsando, en esta iniciativa, estrategias de manejo agroecológico de la papaya en Pampa Concordia en Arica. Así también la certificación de la calidad “orgánica” de dichas papayas mediante un sistema asociativo de control interno menos trabajoso y costoso que el sistema basado en agencias externas.

“Tras estos dos meses de trabajo, Pampa Concordia tendrá la capacidad de mantener, producir y certificar papayas orgánicas, así también crear la conciencia necesaria para iniciar un cambio paradigmático en la forma de producir alimentos”.

En cuanto al mercado de la papaya, comenta que “hay que desarrollarlo, pero desde hace un tiempo está siendo muy bien valorado, dado que se considera un súper alimento, porque tiene una serie de vitaminas, proteínas, la papaína que lo hacen muy completo”.

Mejorando las prácticas medioambientales
Este trabajo es una punta de lanza para un gran cambio que necesita hacer el rubro agrícola en la región, el cual lleva “casi 40 años haciendo lo mismo, lo único que ha variado es sustituir los agroquímicos y los fertilizantes, pero lo más complejo es que cada vez se aplican en mayor cantidad”, explica el consultor, quien agrega que “Esto es un problema para el consumidor y los trabajadores. Para ejemplificar esto, podríamos decir que acá se llega a quintuplicar la cantidad de fertilizantes que se debiese usar y los agricultores saben que se aplica en exceso, pero ellos miran el bolsillo y hacen lo que siempre han sabido hacer, pues están acostumbrados a tener alta rentabilidad con sus cultivos”, indica el consultor.

Por su parte el gerente de Concordia Coop; Pedro Limarí, explica que para ellos es muy importante trabajar sobre la Agenda 2030 de la ONU. “Estamos conscientes del impacto que tiene la producción agrícola en el medio ambiente. Es por eso, que el empezar un proyecto enfocado en lo orgánico y, más aún, en un cultivo como la papaya, se hace interesante, ya que los agricultores de nuestra organización pueden ir diversificando su cartera de productos, pero en este caso, con una mirada sustentable”.

Finalmente, Ricardo manifiesta que “hay que apuntar a la diversificación de los cultivos y hacer sustitución de insumos en vez de controlar con agroquímicos, usar controladores biológicos, lo que les puede permitir certificarse en agricultura orgánica solo haciendo sustitución de insumos”.