Nuevas fotos de gato silvestre en MN Picaflor de Arica captan su importancia en el control de especies dañinas

Seguimiento de los guardaparques agregan datos a monitoreo de la especie.

¿Por qué es tan imperioso conservar la fauna silvestre de nuestro planeta? ¿O mantener la biodiversidad en general, incluyendo la flora y el conjunto de especies nativas? Las imágenes captadas nuevamente por cámaras-trampa instaladas por CONAF en el Monumento Natural Picaflor de Arica, nos acercan a esta respuesta, aunque puedan parecer un hecho simple u obvio.

Esta vez los aparatos fotográficos mostraron nuevamente al gato silvestre Leopardus garleppi en plena caza de un ratón común, Rattus rattus, lo que fue posible gracias al seguimiento de imágenes por parte de los guardaparques del lugar Matías Castillo y Joel Mery que, desde el primer hallazgo el pasado mes de agosto, programaron seguir el rastro al felino.

La secuencia gráfica nos muestra lo que según explica el guardaparques Matías Castillo es “uno de los roles claves de la fauna silvestre es colaborar en la mantención de las funciones y procesos de ecosistemas relevantes para el bienestar humano, sobre todo en ambientes productivos como las zonas rurales y agrícolas. Ejemplos de este aporte son la polinización y el control de plagas”.

Héctor Peñaranda, director regional de CONAF, indicó por su parte que “mantener cerrada esta unidad ha permitido a nuestros guardaparques estudiar y conocer mejor la ecología y conductas de las especies presentes, ayudado así a la conservación del lugar y a la provisión de servicios ecosistémicos relevantes como el control de plagas, por lo que se agradece el respeto de la comunidad con la preservación de este sitio”.

Matías Castillo en tanto, comenta finalmente que “los ratones comunes pueden ser portadores y vectores de transmisión de enfermedades, y este gato silvestre considerado un controlador natural de plagas, como roedores exóticos, ayudando a la eliminación de estas especies potencialmente dañinas y perjudiciales para el ser humano y que pueden transmitir parásitos e incluso la rabia, entre otras enfermedades”.

El joven guardaparque y doctor en Ciencias (c) de la Universidad de Chile, agrega que “preservar ambientes naturales como el Monumento Picaflor de Arica, favorece a toda la comunidad, otorgándole un valor adicional a las áreas silvestres protegidas”. Y enfatiza, “cada especie silvestre cumple un rol esencial en la mantención de los ecosistemas, ya sea por su lugar en las redes alimenticias o tróficas y los procesos naturales de cada lugar. No sólo la belleza estética de la fauna y los paisajes es el sentido de la conservación”.