Niños en situación de vulnerabilidad que nunca habían ido a los FISA disfrutaron de una tarde en los juegos mecánicos

Roberto Erpel, seremi de Desarrollo Social, compartiendo la tarde de recreación con los menores en los juegos Fisa.

Menores que tienen padres privados de libertad, que pertenecen al programa Abriendo Caminos del Ministerio de Desarrollo Social, disfrutaron de una tarde gratuita en los tradicionales juegos mecánicos.

Una jornada que nunca olvidarán tuvieron más de 100 niños junto a sus familias que forman parte de Abriendo Caminos, programa que ejecuta la corporación Prodel con fondos del Ministerio de Desarrollo Social, que busca mitigar los efectos psicológicos, familiares y sociales que les provoca a los niños la separación forzosa y prolongada de sus padres que están privados de libertad.

Todos disfrutaron de una entretenida tarde en los entretenimientos mecánicos FISA, quienes pudieron subirse de forma gratuita, las veces que quisieran, a todos los juegos. Además, también disfrutaron de las clásicas palomitas, algodones, manzanas confitadas y completos.

“Enriquece el alma ver la alegría de niñas y niños, de sus familias. Ellos merecen estos espacios de esparcimiento. Agradecemos de corazón al administrador de este parque se entretenciones, Jorge López, por su generosidad, que refleja el espíritu del programa Compromiso País de nuestro Presidente Sebastián Piñera, uniendo a los privados, al sector público y todas las instituciones para trabajar en superar las vulnerabilidades”, explicó el seremi de Desarrollo Social, Roberto Erpel.

El coordinador de programa Abriendo Caminos, Jaime Villegas, sostuvo que “el trabajo que realizamos se extiende por 24 meses y su objetivo es apoyar y orientar a los niños, niñas y adolescentes y sus cuidadores en aspectos personales y familiares para que el proceso de privación de libertad no afecte su adecuado desarrollo y bienestar, en áreas como salud, educación, protección de derechos, relación familiar, trabajo, acceso a redes y también a actividades como ésta, que les inyecta alegría a niños y sus familiares que, por su condición, nunca habían tenido la oportunidad de disfrutar de estos juegos”.