Mónica Navarrete, directora del proyecto Par Explora: “Estamos junto a quienes sueñan con una mejor educación”

Mónica Navarrete, directora del proyecto Explora, y el Decano de la Facultad de Administración y Economía, Luis Mella.

Por Ada Angélica Rivas

Las cifras de atención de estudiantes de la región, el número de establecimientos atendidos con distintas actividades y el número de veces que apareció una nota en los medios de comunicación relevando la investigación regional durante tres años, son parte de lo conversado con la Dra. Mónica Navarrete, directora del Proyecto Asociativo Regional Explora, ejecutado por la Universidad de Tarapacá. Con cifras muy superiores a las comprometidas inicialmente, la directora de esta iniciativa que enarbola la bandera de la ciencia en etapas tempranas, dice reconocer el éxito gracias a rostros de profesores y estudiantes que impregnaron de energía el desarrollo de este proyecto. Ellos son quienes mueven las ideas y actividades desde dentro de esta casa de estudios superiores y el programa Explora que las lleva a terreno, a cada lugar donde se encuentran quienes sueñan con un mundo mejor.

¿Qué es lo más significativo para usted en estos tres años del proyecto Explora en Arica?
-Más allá de las cifras de los 80 mil usuarios atendidos, las casi cuatro mil veces de apariciones en los medios de prensa y que abarcamos a prácticamente el 80 % de los establecimientos de la región; lo significativo tiene que ver con las personas y los rostros que están detrás. No puedo dejar de recordar a Niklaus y a tantos estudiantes en los que vimos expresiones de cariño y alegría, y a profesores agradecidos de todo el apoyo que pudimos dar; pero también al interior de la Universidad, a profesores e investigadores que también creen que es necesario realizar esta labor. Desde lo personal, que las ideas y sueños se pueden concretar. Sueños de una educación con más oportunidades de desarrollo para todos y donde se necesita profesionales comprometidos con esta filosofía y eso, en Explora lo hemos logrado.

Cuando partió con esta propuesta, ¿Tuvo temor que esos sueños no se cumplieran?
-Muchas veces. De hecho, me acompaña cada día el temor de que le pueda pasar algo a un niño/niña durante nuestras actividades. También he sentido el desaliento que conlleva la gestión de proyectos. En más de alguna oportunidad extraño el grato placer de dedicar el tiempo solo a la investigación y la docencia, sin embargo, cuando veo que las ideas que se iniciaron en un papel, fueron tomando forma y aplicabilidad en situaciones concretas, vuelve el mismo entusiasmo de hace tres años. Creo en la educación pública, en los profesores y en devolver la mano si somos de aquellos que tuvimos algún apoyo estatal.

¿Cómo se proyecta de aquí a los próximos cuatro años?
-En Explora hemos aportado en un área que debería ser conducida hacia su máximo potencial si queremos aumentar el porcentaje de gasto del PIB que se destina a la investigación en Chile. La divulgación de la ciencia y la tecnología es un desafío necesario de abordar desde otra mirada por las universidades y centros de investigación, pero particularmente desde los investigadores. Tan importante como avanzar en las fronteras del conocimiento es dar a las personas, el derecho a estar informadas sobre el progreso científico que se genera en sus territorios, con sus recursos, con su historia, etc. Debemos sociabilizar la forma en que la ciencia da respuesta a los problemas de la gente y de su territorio.

En cuanto a la educación en ciencia y tecnología, creo que los desafíos están en el desarrollo de elementos de apoyo al aula de clases, que contengan conocimientos científicos aplicados en temáticas regionales para que tanto profesores como estudiantes, dispongan de elementos educativos con pertinencia territorial y social.

Nuestro desafío como programa de divulgación y valoración de la ciencia y la tecnología en el nuevo Ministerio es contribuir a la apropiación de estas áreas en el imaginario social.

Cuando se siente agotada. ¿Cuál es el elemento que la impulsa a seguir?
-Pienso en los niños siempre. En la historia de Wendy, la estudiante que se traslada cada día desde el valle de Lluta y que contamos hace tiempo. Su historia es un referente muy válido sobre lo que significa generar oportunidades de este tipo. Pienso en mis compañeros de universidad que tienen ganas de hacer cosas con la comunidad y en que estamos abriendo más espacios de colaboración. Pienso en los profesores que tienen convicción por la pedagogía y con quienes hoy nos hemos sentamos a trabajar juntos por la educación de los más jóvenes y pienso en el equipo de profesionales detrás de este programa. Pese a que dependen laboralmente de los resultados de un proyecto son tremendamente productivos, incluso en la producción de paper. Ellos son mis referentes.

¿Qué etiquetas le pondría a este nuevo direccionamiento?
Producir para colaborar en herramientas educativas, ir a la sala de clases con productos y aportar en la educación de las nuevas generaciones. En la Universidad hay muy buenos investigadores que además de compartir sus investigaciones con la comunidad científica, quieren transferirlo a través de aplicaciones tangibles. Debemos por tanto buscar la forma de ayudar en ello. Ese es parte del desafío en la conducción del equipo Explora para los próximos cuatro años. Transformarnos en profesionales capaces de hacer cosas impensadas hace unos años para Arica.