Miles de ariqueños participaron en la fiesta costumbrista de Integración en la localidad de San Miguel de Azapa

Un verdadero acontecimiento gastronómico, cultural y artístico se convirtió la Feria de Integración durante este largo fin de semana.

feria_integracion_san_miguelGran despliegue de artistas nacionales, locales y una increíble muestra de gastronomía fueron los condimentos para que esta actividad organizada por la Municipalidad a través de la Dirección de Eventos, haya prendido exitosamente en la comunidad.

Estuvieron en el gigantesco escenario Cubaric Dance; el prometedor cantante Luciano Voz; el mejor exponente del folklore del Norte Grande, Llajta Andino; el humor de Gigi Martin y el conjunto Hechizo.

Mientras tanto en los más de 80 stands y en el patio de comida la muchedumbre disfrutaba de la mejor gastronomía del mundo, con platos nortinos, nacionales e internacionales. La comida afro, colombiana, andina, peruana, boliviana se combinaba con la música, el colorido y la belleza de las mujeres, creando un clima notable de fiesta y carnaval muy propio de esta zona.

El concejal José Lee, en nombre del Concejo Comunal manifestó todo su apoyo a esta iniciativa: “Miren como responde la gente de Arica, Azapa, las colectividades residente y quienes nos visitan de otras ciudades y países. Felicito a la producción del evento y a los artistas nacionales que han llegado a San Miguel de Azapa”.

La delegada municipal de Azapa, María Elena Castillo dijo que cumplían todos los objetivos de integración y de mostrar el valor de este valle: “Todas las colonias, los pueblos de Azapa y esta multitud que tenemos aquí me emociona. Se cumple la meta de nuestro alcalde de dar progreso, integración y bienestar a nuestra comunidad”.

Destacó los programas de paseos y visitas a los lugares históricos del valle como el Santuario del Picaflor, el Pukara, Cerro Sagrado, entre hermosos lugares que dan un complemento a esta fiesta de la integración.

El público, mientras actuaba Hechizo, también se expresó sobre esta gran fiesta que rompió la tradicional tranquilidad del Valle de Azapa.

En definitiva, una fiesta inolvidable, un paseo obligado para la familia. Merece un comentario aparte la prohibición de venta de alcohol en el recinto ferial y en los patios de comida, lo que permitió seguridad para disfrutar en familia en San Miguel de Azapa.