Mejoran las condiciones productivas del Programa Territorial Indígena de INDAP

En la Región más de un 95% de los pequeños agricultores, productores y ganaderos se reconocen como parte de la etnia aymara.

machaq_mara_indigenaEn el marco de la celebración del 5.524 Año Nuevo Aymara o Machaq Mara, el Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP, anunció una serie de cambios en su Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI) que se ejecuta desde 2009 en convenio con la CONADI.

Estas modificaciones –que comenzarán a partir del próximo 1 de julio- tienen por objeto fortalecer las actividades productivas de los pequeños agricultores de los pueblos originarios, en un marco de mayor participación, pertinencia cultural y mejores servicios, y seguirán en forma gradual durante los próximos 18 meses.

La iniciativa se enmarca en el compromiso del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet de implementar políticas y programas inclusivos que apunten a acortar las brechas de desigualdad en el mundo rural.

“Como INDAP hicimos nuestro el desafío planteado por la Presidenta Bachelet e incorporamos en el marco de nuestros lineamientos estratégicos 2014-2018 la creación de instrumentos específicos para jóvenes, mujeres y pueblos originarios”, puntualizó Jorge Torres Caballero, director regional de Arica y Parinacota.

Actualmente, el Programa de Desarrollo Territorial Indígena del Convenio INDAP-CONADI se ejecuta en toda la Provincia de Parinacota, considerando las diferentes localidades de las comunas de Putre y General Lagos, y alcanza a 436 usuarios y usuarias dedicados –en su mayoría- a la ganadería camélida y artesanía textil.

CAMBIOS PARTICIPATIVOS
Las modificaciones que dieron sustento a este Plan de Mejoramiento surgieron a través de 119 talleres participativos, que se realizaron en las siete regiones con mayor presencia indígena del país, como son Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos.

Según explicó Jorge Torres, desde la perspectiva de los usuarios indígenas el Programa incluirá nuevos e innovadores componentes para generar un instrumento más eficiente, para alcanzar el desarrollo y bienestar de familias y comunidades; y que considere sus formas de organización y raigambre cultural, que varían de pueblo en pueblo y se diferencia del campesinado en general.

“En primer término se reconocen y respetan las tradiciones de los pueblos, su cultura y formas de organización; en segundo lugar se hará una instalación progresiva y flexible del programa, integrando facilitadores interculturales, consejerías y mesas de trabajo como mecanismos permanentes de diálogo y participación; y en tercer término la entrega de recursos se hará contra una estrategia de desarrollo propuesta por los grupos, familias y comunidades”, puntualizó la autoridad regional.

A los talleres participativos asistieron más de 2.300 personas, entre dirigentes y autoridades tradicionales de los 9 pueblos originarios de nuestro país: Aymara, Quechua, Atacameño, Colla, Diaguita, Rapa Nui, Mapuche, Yagán y Kawéskar.