Matrimonio pampino radicado en Arica celebró 59 años de amor

El profesor y escritor José Morales Salazar junto a su esposa Judit  Pinto Rodríguez celebrando sus 59 años de matrimonio.
El profesor y escritor José Morales Salazar junto a su esposa Judit Pinto Rodríguez celebrando sus 59 años de matrimonio.
Una hermosa historia de amor y esfuerzo que partió allá en la Pampa Salitrera, hace 59 años, es la que han escrito, el profesor normalista José Morales Salazar, junto a Judit Pinto Rodríguez.

Durante estos últimos días, junto a sus hijos, nietos y biznietos, recrearon aquel camino, que comenzó en la ceremonia civil llevada a cabo una mañana del día 27 de octubre del año 1956, en Pozo Almonte, para proseguir con la ceremonia religiosa en Cala Cala, la que fue consagrada por el cura de ese entonces, Santiago Oporto.

Trasladarse de un punto a otro implicaba un gran esfuerzo, pero si había amor de por medio, todo valía la pena, así es que el grupo familiar de ambos se trasladó en una góndola contratada para esa especial ocasión.

Fueron múltiples los recuerdos, las anécdotas y las sabrosas historias pampinas que escucharon embelesados sus hijos, junto a sus nietos, en torno a una hermosa torta que fue la antesala para lo que será la gran celebración de las seis décadas de casados.

No faltaron aquellos especiales momentos que vivieron, y que todos los oriundos de la Pampa Salitrera rememoran, al escuchar la Filarmónica en el Teatro o en la Social Deportiva, y entre canción y canción se proyectaron juntos para formar una hermosa familia.

Basta solo escuchar a José, profesor y maestro, formado bajo el rigor de la Escuela Normal José Abelardo Núñez, para manifestar que la Pampa quedo en él, en el corazón de ambos y en todos sus descendientes, y que ha plasmado en sus múltiples trabajos literarios, que fue progresivamente dando a conocer entre sus alumnos, en charlas, en los espacios radiales, en los medios escritos, en Telenorte, y hoy bajo el alero de Rapsodas Fundacionales.

Judit no ha sido menos, su férrea voluntad de consolidar la familia que siempre soñó, se ve hoy plasmada en sus hijos, con valores que trasuntan en el día a día y en sus diversas funciones como profesionales.

José y Judit, a sus 59 años de matrimonio, en esencia son lo que muchos pampinos consolidaron en la época de esplendor del oro blanco, la férrea unión, sustentada en la fe y esperanza, de que nada es imposible, que todo cuesta, nada es gratis, que la vida hay que saberla vivir y compartir, con la alegría de un nuevo amanecer, y saber que ambos están para ayudarse mutuamente hasta la eternidad…