La Policía Militar el punto negro y negativo de las festividades del 7 de junio

La foto es elocuente, dos valientes soldados impidiendo el trabajo de la colega.

Por: Marcelo Aguilar Lucero, periodista

¿Por qué tanto celo con los medios de comunicación de parte de los organizadores de eventos como lo de la cima del Morro y en el desfile?

No tiene ninguna explicación y no ha habido responsables por el trato recibido. Y me refiero a colegas –entre periodistas, camarógrafos, fotógrafos- de organizaciones públicas y de medios radiales, escritos y televisión.

Lo de la noche del 6 de junio fue impresentable, ya que en un verdadero establo dejaron apiñados a quienes iban a cubrir el evento, y no hubo ninguna explicación, ningún responsable, sólo la acción de la Policía Militar que actuó de una manera inusual.

Uno de estos actuar en forma prepotente fue en contra de un colega, que por tener una buena imagen, debía encender el foco para captar a la primera fila, pero uno de los oficiales presentes lo conminó a apagarlo.

Pero lo que rebasó el vaso fue lo del desfile, no hubo consideración alguna para nadie, esta vez la Policía Militar con rifle en ristre actuaron en forma prepotente con todos.

Hubo oficiales de la parte organizadora que se hicieron los locos.

Cuando se intentó tener alguna imagen por otro ángulo, fueron funcionarios de civil -que son de la guarnición local- quienes pusieron los mayores obstáculos, e inclusive amedrentaron al oído a compañeros gráficos, por el sólo hecho de sacar una instantánea de la Fiesta de Arica.

Lo paradojal es que una vez concluido el homenaje de las delegaciones de las Fuerzas Armadas, la Policía Militar se retiró, pero, al parecer por orden de alguno alto oficial, prosiguieron con su actuar, pese a que quienes desfilaban era la comunidad organizada.

¿Qué dicen al respecto los organizadores locales frente a un celo inaudito y que no guarda relación a lo que se estaba conmemorando?

La fiesta era de todos los ariqueños y parinacotenses, pero se les olvidó que todos quienes trabajamos para y en los medios de comunicación también lo somos.

Nota de la Dirección:
Es incomprensible que envíen invitaciones a los medios de comunicación para cubrir estas actividades, si no dan ninguna garantía para realizar el trabajo profesional.Es mejor no invitar y que el Ejército publique lo que ocurre en sus páginas. Qué lamentable.