La clave para desarrollar tu pensamiento: juegos de estrategia

Existen infinidad de juegos y pasatiempos que sirven para estimular la mente, desarrollar el pensamiento y aumentar la inteligencia. Muchas veces son actividades y ejercicios cotidianos sencillos que tienen una gran influencia sobre el cerebro, ayudando a mejorar y agilizar su funcionamiento. A continuación te presentamos algunos de ellos.

Tocar un instrumento musical
Aprender a tocar un instrumento musical es una opción para agilizar la mente. No sólo incrementa la creatividad y perfecciona las habilidades motoras, hacer música también fortalece el cuerpo calloso que une los hemisferios del cerebro, a partir de la creación de nuevas conexiones. Además, mejora habilidades ejecutivas, ejercita la memoria y estimula la capacidad de resolución de problemas.

Practicar juegos de estrategia
Una excelente manera de hacer que las redes de las neuronas se vuelvan maleables para adaptarse a nuevos retos, es utilizar juegos para ejercitar la mente. Los juegos de estrategia son los mejores en este sentido, ya que ayudan a que el cerebro cree una red de interconexiones muy variadas, estimulando una mayor flexibilidad mental. Los más conocidos son los juegos de guerra, requieren atención absoluta y exigen ser metódico en cada paso, convirtiéndose en pasatiempos que ayudan a agilizar la mente y el pensamiento. El “Tower Defense”, es uno de los juegos de guerra más divertidos en el cual el usuario debe defender su reinado de los ejércitos enemigos, situando estratégicamente torres de defensa para protegerlo. Otra opción es el “War Simulator”, en donde se debe formar el propio ejército de guerreros en función de la cantidad que conforme el ejército enemigo. Ambos son juegos que requieren de cálculos y estrategias que hacen al cerebro trabajar y superar diferentes retos.

Ejercitar la lectura
Leer reduce el estrés y ayuda a desarrollar tres tipos de inteligencia: la inteligencia cristalizada, que concierne a la capacidad de utilizar habilidades, conocimientos y experiencia, la inteligencia fluida, la cual se trata de pensar lógicamente y resolver problemas en diferentes situaciones independientemente de los conceptos adquiridos, y la inteligencia emocional, la capacidad de reconocer emociones propias y usar esa información para guiar el pensamiento y la conducta. Sin dudas realizar lecturas diarias ayudará a mantener la mente ágil y en constante funcionamiento.

Realizar entrenamiento físico regular
Entrenar el cuerpo no sólo tiene beneficios a nivel físico sino también mental. Durante su ejercitación el cuerpo genera hormonas que colabora con el aprendizaje, la memoria y la atención. Para que ello sea más efectivo aún, es necesario que los ejercicios se realicen de forma regular y no esporádica.

Meditación
En la vida diaria la mente se encuentra llena de pensamientos, sensaciones e ideas que muchas veces no se pueden manejar. La meditación hace posible controlar las ondas cerebrales y permite sentir un estado de calma general, que beneficia el funcionamiento del cerebro y del cuerpo en su totalidad. Además, genera la relajación necesaria para todo ser humano, un descanso dentro de la rutina agobiante del trabajo y las responsabilidades.