Jueza envía a prisión a conductor que intentó atropellar a dos carabineros

Ministerio Público formalizó al chofer por homicidio frustrado a policías en servicio. Si es condenado podría enfrentar una pena efectiva de 10 años y 1 día.

En prisión preventiva quedó el conductor de 20 años, de iniciales J.Z.T., que intentó atropellar ayer con un jeep a dos carabineros junto a su perro policial en el centro de Arica, luego que le cursaran una infracción por conducir sin licencia. La acción del chofer obligó a uno de los policías a usar su arma de servicio, disparando al vehículo 4 veces, para frenar el ataque en la intersección de las calles 18 de septiembre con Pero Montt.

La jueza de Garantía, Paulina Zúñiga desestimó la tesis de la Defensoría Penal de que el hecho se trataría de un accidente de tránsito. El fiscal del Ministerio Público, Gonzalo Figueroa, formalizó al chofer por el delito de homicidio frustrado a carabineros en servicio. El ilícito se encuentra tipificado en el artículo 416 del Código de Justicia Militar. Por el carácter frustrado de los hechos, dado que sólo causó lesiones leves en las piernas y rodillas de los dos efectivos, el sujeto arriesga una pena efectiva de 10 años y 1 día de presidio.

La audiencia contó la asistencia del intendente subrogante, Raúl Gil, quien señaló que su presencia “es la señal de que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera respalda a Carabineros. Estos hechos no pueden volver a repetirse. La comunidad debe respetar a Carabineros”.

El joven imputado rompió en un profundo llanto, al escuchar el dictamen de la jueza Paulina Zúñiga, quien dispuso su reclusión en el Complejo Penitenciario de Acha, pero bajo estrictas medidas de seguridad, dado que el imputado no exhibe antecedentes penales.

El fiscal Figueroa detalló que hubo dos arremetidas del chofer contra los policías y su perro de servicio, ratificando la tesis de que hubo “dolo” en su conducta y enojo por haber sido infraccionado minutos antes. La captura –expuso el abogado- se logró gracias a que dos civiles facilitaron un vehículo para que los policías que fueron embestidos, siguieran al imputado, logrando su captura en el sector de la playa Chinchorro.

Para sostener su tesis y fundamentar la solicitud de prisión preventiva, presentó los testimonios de 4 testigos civiles y peritajes de unidades de Carabineros y de la Brigada de Homicidios de la PDI. Este último informe validó el uso del arma de fuego que hizo el sargento segundo, José Pereira, advirtiendo que aplicó correctamente el protocolo de uso de armas de servicio, dado que fue “en legítima defensa”, al ver amenazada su integridad física y la de su compañera, la cabo primero Marlene Molina.

La defensora penal pública, Sofía Makaus cuestionó loa existencia del delito, desmintiendo que el imputado intentó atropellar a los carabineros. Más bien, dijo, que el caso de trataría de un accidente, dado que el conductor habría intentado ingresar a un estacionamiento donde estaban apostados los policías, pasándolos a llevar.

La abogada denunció en la audiencia que el imputado, al ser detenido, fue introducido en un furgón institucional junto al perro policial que había intentado atropellar minutos antes. Al interior del móvil, el perro -relató la abogada- habría mordido en el glúteo izquierdo al joven, lesión que no habría recibido atención médica.

La investigación del caso deberá concluir en un plazo de 60 días.