Japoneses presentaron exitoso modelo de mitigación para las crisis post emergencias

Por muchos años Chile y Japón comparten una historia y cultura sísmica que los reconoce a nivel mundial, pero terremotos como el de Valdivia en 1960 y el de Kobe en 1995, entre otros con consecuencia de tsunami y miles de muertos, han motivado a ambos países a trabajar estratégicamente en modelos de mitigación que van más allá de la emergencia misma, como el proyecto Kokoronokea, que dice relación con la exitosa experiencia nipona de atención mental a las víctimas de desastres naturales y que en lengua nativa significa “Cuidado del Corazón”.

Bajo esa premisa de apoyo mutuo y con 120 años de relaciones diplomáticas, es que llegó hasta nuestra ciudad una delegación de expertos japoneses para participar en el seminario internacional denominado “Protección de la salud mental en situaciones de emergencia y desastres: hacia la construcción de un modelo para Chile”, iniciativa que tuvo el objetivo de fomentar el involucramiento de diversos actores claves en el proceso de difusión.

La actividad se desarrolló con una alta convocatoria en el Aula Magna de la Universidad de Tarapacá, donde los doctores Tomoko Osawa y Horoshi Kato compartieron sus conocimientos respecto a la experiencia del Kokoronokea, metodología de contención que busca la integridad de las personas a través de su salud mental y habilidades psicosociales, el cual se preocupa por atender el estrés de las personas en base al manejo del trauma y pérdida y reconstrucción de la vida cotidiana.

El doctor Horoshi Kato explicó porqué el Kokoronokea debe ser replicado en nuestro país y tomado en cuenta por toda la ciudadanía. “Es muy importante que lo sepan, porque cuando sucede un desastre natural todos podemos recibir un tipo de impacto. Más allá del apoyo de especialistas, es fundamental que los vecinos se colaboren mutuamente, ya que muchas personas se pueden recuperar por sí mismas, pero hay otras que no. Es por eso que se necesita este tipo de apoyo sicológico”.

Asimismo, se refirió a los buenos resultados obtenidos en la práctica en el país oriental. “Con la instalación del modelo Kokoronokea hemos podido acercarnos más a la gente que sufre la crisis post emergencia, incluso hemos logrado aplicarlo con buenos resultados en otras situaciones de desastre de magnitudes menores”.

La Seremi de Salud, Giovanna Calle, destacó la importancia del seminario y la participación de los expertos japoneses en nuestra ciudad. “Conocer más de cerca el modelo de mitigación japonesa para las crisis post emergencias en el ámbito de la salud mental y su adaptación en Chile y nuestra región, son un desafío en el horizonte de contribuir a mejorar de manera integral la salud de nuestra población”, planteó.

Agregó que los gobiernos de Chile y Japón han desarrollado diversos compromisos orientados a mejorar la preparación de las personas para responder frente a emergencias y desastres, haciendo especial énfasis en la capacidad de respuesta en salud mental, un trabajo conjunto que se inició hace siete años y hoy se cristaliza y se fortalece con estos seminarios.

“Es así como construimos una cultura de la prevención, en un país y región sísmica, con la participación de los servicios del estado, los distintos agentes claves como las universidades, las instituciones, y la sociedad civil. Una combinación armoniosa para transformar como comunidad las amenazas en oportunidades de preparación y prevención”, puntualizó.

Cabe señalar que este seminario internacional fue fruto del proyecto que reúne los esfuerzos del Ministerio de Salud, la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) perteneciente al Ministerio del Interior y Seguridad Pública, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica), y el Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (Cigiden).