Inseguridad ante la delincuencia desatada en Arica

Tres balaceras, dos heridos y dos fallecidos es el saldo fatal de los último días en Arica.

Previo a la llegada del 2021, un confuso incidente entre dos colombianos en pleno centro de Arica, dejó a un herido de gravedad, sin riesgo vital, luego de dirimir sus problemas con un arma de fuego, en un lugar muy transitado y que generalmente cuenta con la presencia del bus de las fuerzas especiales de Carabineros que justo ese día no se encontraba en el lugar.

Posteriormente la ciudad se ve sacudida por la triste noticia que un joven trabajador de un restaurante destinado al delivery, muere producto de un balazo en su cabeza en el sector del Cerro Chuño y finalmente dos jóvenes, fueron atacadas a balazos, falleciendo una de ellas, mientras que la otra se recupera de las heridas producidas por el impacto de las balas.

Estos tres hechos de sangre, no han dejado indiferente a la comunidad ariqueña, que de un tiempo a esta parte, observa como las armas son utilizadas por sicarios y otros delincuentes a vista y paciencia de las autoridades.

Es inconcebible que un sector, como el caso del Cerro Chuño, se haya transformado en un “gueto” delincuencial debido a la inoperancia de autoridades del gobierno anterior, que habiendo erradicado a los afectados por los metales pesados del sector, no hubieran tomado las medidas necesarias para evitar la toma de dichas viviendas, las que debieron haber sido demolidas al instante y a eso se le suma la presencia indiscriminada de extranjeros ilegales, se dieron la condiciones necesarias para convertir dicho lugar en un territorio sin ley.

Este se ha convertido en un país permisivo respecto a la delincuencia. Delincuentes que son detenidos 10 o más veces, salen de inmediato en libertad, el exceso de garantistas de ciertos jueces, han permitido transformar una ciudad tranquila, en un lugar peligroso, donde abundan pistoleros, traficantes, delincuentes y asaltantes.

Más llama la atención que muchos delitos se realizaran en horas del toque de queda.

La comunidad no puede ni debe permanecer indiferente a lo que está ocurriendo. Definitivamente hay que tomar medidas drásticas al respecto. Así como en Santiago se hacen operativos masivos con intervenciones de poblaciones y sectores donde abunda la delincuencia, cuándo será el día que las autoridades locales hagan un verdadero operativo y allanen toda la población Cerro Chuño, pero sabemos que eso nunca se hará, ya que saldrán los jesuítas que nada aportan económicamente, siendo una de las órdenes religiosas más ricas del mundo, a defender a los usurpadores de terrenos y viviendas, los manidos derechos humanos y organismos similares. País curioso este, derechos humanos para terroristas, delincuentes, asaltantes, vándalos, etc, pero no para las víctimas.

Es hora que Arica diga basta y los responsables, las autoridades tomen las medidas que corresponden. Un simple ejemplo de la nula investigación y fiscalización fue la presenciada por toda la comunidad en la espera de la llegada del 2021: los fuegos de artificios resonaron en toda la ciudad durante horas. ¿Cómo ingresaron al país? ¿Quién fiscalizó eso?…¿Las fronteras del país están abiertas o permanecen cerradas?. Un pésimo trabajo de inteligencia y de seguridad.

Seguramente tendremos el informe semanal del consejo de seguridad de la región donde se indicará que bajó la delincuencia. La realizad es otra.

Qué triste destino le espera a Arica. otrora una ciudad para disfrutar.