Hogar de Cristo mantiene alerta ante necesidades de damnificados en zona de catástrofe

copiapo_catastrofeHabiendo transcurrido casi 15 días desde que comenzó el desastre de lluvia y barro que afectó a la Región de Atacama, la labor del Hogar de Cristo se mantiene en la zona devastada, articulando la entrega de ayuda y siendo un portavoz de las necesidades emergentes de la población. Si bien en una primera etapa la Fundación reaccionó convocando a la donación de elementos de primera necesidad a través de la campaña “Nuestro Norte, Nuestra Ayuda”, hoy en conjunto con la autoridad y distintos organismos de la sociedad civil, se coordinan acciones que permitirán entregar apoyo y respuestas a largo plazo.

“Queremos agradecer a todo Chile porque nuestro llamado hizo eco”, comentó Pablo Walker, Capellán de la Fundación, “pero esto es sólo el comienzo de una labor mucho más compleja. Hemos visto que otras necesidades han surgido y hoy nuestros hermanos del norte necesitan que los ayudemos a levantar el espíritu para así volver a ponerse de pie. No basta con estar en la emergencia, debemos apoyar la rehabilitación y la reconstrucción de un pueblo completo”.

La primera respuesta a la catástrofe se centró en el llamado a donar artículos básicos como agua embotellada, útiles de aseo personal y colchonetas, sin embargo hoy el campo de acción se amplía al apoyo en el abastecimiento del elemento vital y la coordinación de distintas estrategias de trabajo en red, centradas en entregar acompañamiento y contención emocional a los damnificados.

A través de la Campaña “Nuestro Norte, Nuestra Ayuda”, el Hogar de Cristo ha enviado 17 camiones con un total de 288 toneladas de ayuda despachada a la fecha. Al mismo tiempo, se han reunido cerca de $100 millones en la cuenta corriente habilitada para estos fines, dinero que permitirá financiar el transporte de las donaciones y la compra de kit de emergencia que hoy resultan fundamentales para proseguir con la labor de reconstrucción.

Además de agua embotellada y colchonetas, la lista de productos que se sigue recibiendo en las sedes de la Fundación, incluye útiles de aseo personal como pasta y cepillos de dientes, jabón, pañales para niños y adultos mayores, shampoo, toallitas húmedas, además de elementos de trabajo como bototos, palas, chuzos, mascarillas, guantes y carretillas.

Si deseas hacerte parte de esta cadena solidaria, puedes hacerlo en la Cuenta Corriente N° 11475498 del Banco Bci a nombre del Hogar de Cristo, Rut 81.496.800 – 6, mail hcristo@hogardecristo.cl