Forestín celebró el Día Mundial de los Humedales en el lago Chungará

conaf_forestin_lago_chungaraPor primera vez el lago Chungará tuvo entre sus numerosos visitantes a Forestín, la mascota de CONAF, que cada cierto tiempo se le da por recorrer las numerosas áreas protegidas que tiene el país, y acercar su mensaje respecto del cuidado que necesitan estos lugares. Esta vez el motivo de su llegada al lago no navegable más alto del mundo, fue celebrar junto a sus compañeros de CONAF el Día Mundial de los Humedales.

Allí Forestín acompañó la tradicional exposición fotográfica de los humedales locales a los turistas que pasan a diario por el lago, y contarles acerca de aquellos que tienen la categoría de humedal de importancia internacional y que en el país son doce, encabezando la lista el Salar de Surire ubicado en nuestra región, el que es además Monumento Nacional, formando parte de la Reserva de Biosfera Lauca. Otro tema central de la jornada fueron los bofedales andinos, formación vegetacional poco extensa, típica del altiplano, compuesta de especies nativas siempre verde, de elevado potencial nutritivo y humedad permanente.

Relevancia
Los humedales son la cuna de la diversidad biológica y la principal fuente de agua dulce del planeta. Se trata de zonas donde el agua es el principal factor que controla el ambiente y la vida vegetal y animal asociada al lugar. Sus nombres y tipos pueden ir desde esteros, lagunas, arroyos, ríos, lagos y salares, hasta reservorios artificiales como los estanques y tranques, pasando por los pantanos, vegas o bofedales.

Bofedales, otro tipo de humedal
Junto al lago Chungara, las lagunas Cotacotani y el salar de Surire, son los bofedales un tipo de humedal que destaca como recurso único y especial de nuestra región y del altiplano en particular. Esto por sus bondades ligadas a la conservación y a la actividad productiva de las comunidades locales, según destacan los profesionales de CONAF en Parinacota.

Arturo Gómez, jefe de la oficina de Área, explica que “la relevancia de este tipo de humedal se relaciona tanto con el ecosistema que conforma, ya que reúne y sostiene a diversas especies, así como por el rol que desempeña para la actividad ganadera. A mejor calidad de bofedal mejor ganadería”, señala. De allí la importancia de su mantención o recuperación, prácticas que CONAF promueve con los ganaderos locales y que pueden ejecutarse con apoyo de programas del SAG e Indap, donde el recurso forma parte de las opciones que ofrecen los concursos de recuperación de suelos degradados.

Gómez agrega que los bofedales son muy significativos también por su capacidad de retención del agua de las altas montañas, lo que permite el aumento de la vida silvestre, y agrega a ello la condición de belleza escénica, que contribuye a acrecentar los atractivos de la Reserva de la Biosfera Lauca.

Andrés Huanca, en tanto nos comenta acerca de las especies vegetacionales que un bofedal alberga, indicando que “mediante la presencia de tales recursos hay una mayor oxigenación del agua y por consiguiente un mejor lugar como hábitat de especies”. Huanca, ingeniero agrónomo de CONAF en la oficina de Putre, nombra entre la flora más conocida de los bofedales locales la sora, chigualla, los pak´o macho y hembra, la lenteja de agua o la llaita. Resalta también que “los bofedales son tema central en la educación ambiental que se realiza en la provincia”.

Este es precisamente el mensaje que Forestín recogió en su visita al Lago Chungara, el que está matizado o rodeado de bofedales, tales como el de Chungara, Ajata o Pampa UTA entre otros. Todos ellos son “humedales para el futuro”, como indica el lema del año de la Convención Ramsar; o reservorios de vida para la región, como apuntan los profesionales de CONAF Putre tras la actividad de terreno junto a la mascota institucional.