Fiscalía y O.S.9 desarticulan banda que adquiría autos robados y los vendía en Bolivia

En los allanamientos se incautó dinero en efectivo, además de documentos de vehículos robados.

Cinco personas fueron detenidas. Los dos líderes de la agrupación quedaron en prisión preventiva

Una intensa investigación dirigida por la Unidad de Análisis Criminal de la Fiscalía de Arica y Parinacota, junto a la sección O.S.9 de Carabineros, permitió desarticular una organización criminal dedicada a aquirir vehículos robados en portonazos y encerronas en distintas comunas de la Región Metropolitana, para posteriormente comercializarlos en Bolivia.

La indagotoria concluyó con la detención de cinco personas, tres de ellas en Arica y dos en Santiago. Todos fueron imputados en calidad de autores de los delitos de receptación de vehículo motorizado en grado de reiterado, asociación ilícita y uso o falisificación de instrumento público.

El trabajo investigativo estableció que dicha organización operaba desde mediados del año 2020 y era liderada por los imputados Luis Olivares Gallardo y Hans Luttecke Nova. De esta manera, y aprovechando el contacto que tenían con varias bandas delictuales dedicadas a la sustracción de vehículos mediante encerronas y portonazos, gestionaban la adquisición de estos móviles, para luego “blanquearlos” con placas patentes de otros otros vehículos de similares características y documentos falsificados y sacarlos, por pasos fronterizos clandestinos, hacia Bolivia.

La red la componían, además, un hijo, un sobrino y un hermano del líder Olivares Gallardo, quienes cumplían distintas funciones operativas, desde conducir los vehículos desde la zona central hasta la zona norte y de ahí hasta la frontera con Bolivia, además de labores de vigilancia en el trayecto.

“Hablamos de una organización criminal claramente estructurada, con roles específicos y definidos. Existen dos líderes que se encargan de la planificación y otros miembros, que son familiares de uno de los líderes, que ejercen otras labores operativas. La investigación estableció las fecha de ingreso de algunos de estos vehículos a regiones del norte, pero jamás salieron de la región, toda vez que fueron sacados del país de manera clandestina para venderlos en Bolivia”, explicó el fiscal de la Unidad de Análisis Criminal, Manuel González.

La investigación concluyó con procedimientos simultáneos en Arica y Santiago, donde los funcionarios de O.S.9 detuvieron a los imputados, además de incautar 6 mil dólares y poco más de un millón y medio de pesos en efectivo y documentación de vehículos sustraidos.

Tanto Luis Olivares Gallardo como Hans Luttecke Nova quedaron la bajo la medida cautelar de prisión preventiva, en tanto, los otros imputados quedaron sujetos a medidas cauelares de arraigo y firma mensual.