Fiscal Regional Mario Carrera: “Esta región sería una de las más afectadas con esta iniciativa de crear este consejo superior”

Mario Carrera Guerrero, Fiscal Regional de Arica y Parinacota

Preocupado se ve hoy en día al Fiscal Regional de Arica y Parinacota Mario Carrera Guerrero. Y es que las iniciativas elaboradas por la Comisión Sistemas de Justicia, Órganos Autónomos de Control y Reforma Constitucional de la Convención Constitucional -que entre otras cosas propone eliminar la figura del Fiscal Nacional y la creación de un consejo superior que dirija al Ministerio Público- generaría, en caso de aprobarse por el pleno, serias dificultades en la gestión del órgano y una extrema burocratización que afectaría directamente a las fiscalías regionales.

“Hablo como uno más de los fiscales regionales del país y no en representación del Consejo General del Ministerio. Asimismo, reconozco y respeto la autonomía de la Convención Constitucional, sin embargo no puedo desconocer que estamos muy preocupados porque creemos que detrás de estas propuestas de la comisión de justicia no hay un análisis, tampoco se escuchó a ningún académico vinculado al tema y así surge una iniciativa que nos sorprende dado que no hay ningun ministerio público de Occidente que tenga una regulación similar de ser dirigido por un consejo superior. El Ministerio Público debe contar con una cabeza que sea responsable de las decisiones que adopte la institución, ya que al crear un consejo superior, se debilita la responsabilidad, burocratiza la toma de decisiones y centraliza la mirada de la persecución penal, dejando fuera a las regiones”, señala el persecutor regional.

Respecto de la propuesta de la conformación de este consejo superior –que contempla siete integrantes, tres de ellos elegidos por el Congreso plurinacional- el fiscal Carrera manifiesta que “la creación de un consejo superior no garantiza la despolitización de la dirección del Ministerio público, ya que sea cual sea su composición, en sí misma atraerá el interés del poder político. Acá lo más importante es sacar cualquier atisbo de intervención política”.

Por otro lado, el investigador jefe de la región cree que la propuesta de autonomía que se plantea de los fiscales adjuntos “atenta contra la igualdad ante la ley de los ciudadanos, ya que si deja de existir control jerárquico en la persecución penal, tendremos un sinnúmero de políticas de persecución penal de norte a sur”.

Finalmente el Fiscal Regional Mario Carrera se refirió a la burocratización en la toma de decisiones que ocurriría en caso de aprobarse dichas propuestas: “Lo que uno hubiese esperado es que se mejorara la forma de nombramiento de la autoridad, que se pusieran más controles a las autoridades del Ministerio Público, pero no la conformación de un consejo que a simple vista dificultará la gestión. La Fiscalía es una institución de gestión, de decisiones rápidas. Combatimos organizaciones criminales que no tienen burocracia, por ello la existencia de un consejo que reemplace al Fiscal Nacional y cuyas decisiones a veces serán objeto de votaciones de sus miembros solo generará más burocracia y nos pondrá un paso más abajo que las organizaciones que queremos perseguir”.

Y agrega. “Creemos que la atribución de este consejo de designar a los fiscales regionales y fijar las políticas de persecución penal atenta contra la regionalización. El tener a personas elegidas en Santiago que van a tomar decisiones en esa ciudad e imponiendo autoridades representa un centralismo absoluto. Esta región sería una de las más afectadas con esta iniciativa de crear este consejo superior porque nosotros lideramos investigaciones contra organizaciones criminales transfronterizas que operan en países vecinos y por ello necesitamos actuar rápidamente y no a través de un consejo deliberante, que demoraría esa toma de decisiones que en una región como esta sería altamente perjudicial en nuestra tarea de combatir el crimen organizado”.