Festival del Choclo congregó a más de 60 mil personas durante los tres días de actividad en Lluta

festival_choclo_2014Después de tres intensos días de fiesta, música, baile y la más variada gastronomía, este domingo se bajó el telón a la quinta versión del “Festival del Choclo 2014”, oportunidad en que los lugareños como también los visitantes se tomaron la pista para al ritmo de morenadas y cacharpayas despedir alegremente esta muestra costumbrista, que congregó a más de 60 mil personas en el poblado de Poconchile, en el Valle de Lluta.

Al cierre de la actividad, el administrador municipal, Fernando Núñez, señaló que la comunidad de Lluta mostró toda su potencia y los funcionarios municipales hicieron un esfuerzo tremendo para el éxito alcanzado. “Creemos que este festival está tomando madurez. Si hubo detalles, esperamos que se mejoren el próximo año. Ma municipalidad está dispuesta a apoyar esta iniciativa, que es un hito para la comunidad no sólo de Lluta sino de Arica”.

Mientras que el delegado municipal del valle, Filidor Yucra, declaró que esta ha sido una fiesta maravillosa para la comunidad del sector. “Ha participado mucha gente de la precordillera como de otros valles y de Arica. Doy las gracias a toda la comunidad ariqueña que ha tenido la gentileza de disfrutar de estos 3 días de festival y agradecer también al alcalde Salvador Urrutia, porque apoyó de un principio este proyecto que parecía inviable; y sin embargo, hoy es una realidad”.

TODOS BAILARON
La tarqueada de Molino y Chapisca realizó su presentación con temas típicos de su zona, al inicio de la ceremonia de clausura.

Luego sería la presentación de la reina de esta quinta versión, Grisney Montecinos, siendo muy aplaudida por el público.

El grupo de baile Proyección y finalmente el conjunto folclórico Pueblo Andino se presentó con su música, que produjo un sentimiento a los visitantes, seguramente porque se trataba del último día de esta fiesta del vergel lluteño.

Los compases de morenadas, caporales y cacharpayas, entusiasmaron a las personas que se encontraban en el lugar. Primero fueron unas pocas parejas que salieron a danzar, luego sería un centenar de personas, las que haciendo rondas, bailaban ritmos andinos con mucha alegría.