Fabiola Urzúa, ariqueña sin límites seleccionada como beneficiaria del Programa de Seguridades y Oportunidades

Fabiola Urzua
Fabiola Urzua
La protección social es un desafío grande y permanente para todas las sociedades, más aún cuando el foco es la población que está en una situación de mayor vulnerabilidad social, en este caso se hace más difícil y significa, al menos, un doble esfuerzo. La mayoría de las veces, los buenos resultados requieren de mucho tiempo, trabajo y recursos, todo esto para conseguir revertir la situación de pobreza y así asegurar el acceso igualitario a seguridad social y oportunidades. Sin dudas, todo lo anterior, siempre dependerá de quien está siendo beneficiado. La constancia, optimismo, responsabilidad y esfuerzo de los hombres y mujeres, son fundamentales y aseguran el éxito y la permanencia de éste en el tiempo.

En esta línea, queremos mostrarles, a modo de ejemplo, la historia de Fabiola Urzúa Muñoz, quien es una luchadora incansable por el bienestar de su familia.

Fabiola es la mayor de cuatro hermanos. Aunque nació en Arica, a muy temprana edad se fue a vivir a Santiago, volviendo a su ciudad natal cuando tenía 15 años. Acá terminó la enseñanza media. Hoy, a sus 32 años, es madre de tres hijas de 5, 7 y 12 años.

Fabiola estuvo sin trabajo por más de un año, durante ese tiempo se dedicó a la chocolatería para palear parte de los gastos familiares. Desde hace tres meses que tiene un trabajo fijo y esporádicamente continúa con la chocolatería para complementar sus ingresos. Después de pasar el último año con tantas limitaciones, es muy optimista y siente que llegó el tiempo de que esas dificultades se terminen y confía en que de ahora en adelante todo irá mejorando. Durante el 2014 fue seleccionada como beneficiaria del Programa de Seguridades y Oportunidades del Ministerio de Desarrollo Social, por lo que desde hace tres meses es apoyada con transferencias monetarias que han significado un gran alivio para su familia.

Actualmente inició la etapa de apoyo socio laboral, esto le dará la oportunidad de capacitarse e iniciar un emprendimiento. Fabiola tiene todo muy claro y no dejará pasar esta oportunidad. Su plan es estudiar repostería para complementar el trabajo de chocolatería que ya hace y postular a un fondo para implementar la cocina que necesita. Ella ya se imagina haciendo los pedidos que le encargarán. Cabe destacar que aunque su iniciativa lleva poco tiempo, hace uso de todos los recursos que están a su disposición, tanto así que la comercialización de sus productos la realiza a través de Facebook.

Esta jefa de hogar se mantiene al día con todos sus compromisos y trámites necesarios para poder acceder a todos los beneficios que entrega el Estado, fue así como quedó seleccionada en el programa.

fabiola_urzua_chocolatesSu gran sueño, lo que sería para ella la solución definitiva, es contar con una casa propia y tener allí un lugar en donde vender lo que hace. “Se necesitan $250.000 para postular a una casa a través de un comité de allegados y aunque es súper difícil para mí, tengo que hacerlo. Yo creo que podría cortarle una colita a la comida o gastar menos luz para poder ahorrar de alguna forma”… Como verán, Fabiola parece no tener límites y así sigue luchando para conseguir sus sueños y en unos años más poder ver a sus hijas estudiando en la universidad y que así tengan la oportunidad que ella no tuvo.

Fabiola Urzúa es beneficiaria del Programa Seguridades y Oportunidades de la Secretaría Ministerial de Desarrollo Social de Arica y Parinacota. Durante dos años ella y su familia recibirán atención personalizada en el ámbito social y laboral, la cual está asociada a la entrega de bonos, de acuerdo a los logros y cumplimiento de deberes en las áreas de salud, educación y trabajo. En reconocimiento a su enorme esfuerzo y a su ejemplo de superación, a principios del mes de marzo, Fabiola fue visitada por el Intendente Emilio Rodríguez Ponce y el Seremi de Desarrollo Social Julio Verdejo Aqueveque quienes le informaron que ella y sus hijas habían sido beneficiadas con el Aporte Familiar Permanente.