Experto norteamericano señala que nivel tecnológico de Chile para enfrentar heladas es comparable a California

agricultura_heladas_control_Con el objetivo de presentar en Chile los métodos utilizados en el estado de California, Estados Unidos, para controlar los efectos adversos que provocan las heladas, visitó Chile el experto en Biometereología, Richard Snyder, quien fue invitado a Chile por el Centro de Aguas de la Universidad de Concepción, visitando ciudades como Concepción, Chillán, Curicó, San Fernando, Rancagua y Santiago.

En la ocasión, Snyder indicó que las heladas constituyen el fenómeno climático que provoca las mayores pérdidas para la agricultura norteamericana, pero que a pesar de esta realidad, reciben menor atención y cobertura que las inundaciones, que constituyen la segunda causa de pérdidas agrícolas a causa de fenómenos climáticos, “esto se debe al hecho de que estas últimas, frecuentemente, conllevan pérdidas humanas asociadas, lo que no ocurre con las heladas”, señaló el especialista.

Además, el experto enfatizó sobre el alto costo que se requiere para proteger y mitigar el daño causado por las heladas, puesto que para el proceso se utilizan dos recursos considerados en situación crítica a nivel mundial: el agua y la energía; esta realidad implica que el método por el cual se opte dependerá de la disponibilidad y del precio que estos insumos tengan en cada región.

Respecto a la relación entre Chile y California, ambos enfrentan problemas de disponibilidad de agua y en lo referente a materias energéticas, el precio de esta es considerablemente mayor en Chile.

El experto norteamericano indicó que además del tipo de cultivo y de la temperatura ambiente, “existen varios factores que determinan el riesgo potencial de sufrir daño por heladas”.

Entre estos factores se encuentran: la topografía (una mayor susceptibilidad en los terrenos bajos que en altura o en pendiente); el viento (mayor susceptibilidad zonas más ventosas); nivel de humedad del suelo (mayor susceptibilidad en superficies secas); temperatura al punto de rocío (mientras más baja sea, mayor susceptibilidad).

Otro descubrimiento reciente, pero de igual importancia a los ya mencionados, es la presencia de la bacteria Pseudomona syringae, un microorganismo omnipresente en los suelos; sin embargo el nivel de infestación varía entre sectores, incluso en un mismo predio, (a mayor presencia de Pseudomona syringae mayor susceptibilidad a heladas).

Recomendaciones para Chile

Con respecto a las acciones inmediatas que son posibles de llevar a cabo en Chile, la primera recomendación del experto norteamericano fue dirigida a los productores, a quienes sugirió que se mantengan informados del pronóstico del tiempo a un plazo de los próximos cinco o siete días.

Afortunadamente, tanto en Chile como en California, la meteorología ha incrementado significativamente su nivel de confiabilidad y precisión durante los últimos años, haciendo de este recurso una herramienta más confiable.

Asimismo, el experto sugirió que todos los productores susceptibles a tener pérdidas por causa de las heladas, deben contar con algún método simple al cual recurrir en casos de emergencia. El ejemplo más sencillo y de menor costo para enfrentar la situación, consiste en regar por tendido aproximadamente tres días antes de que ocurra la helada, esto permitirá que el suelo tenga la proporción de humedad perfecta para impedir el fenómeno de congelación superficial.

Refiriéndose al nivel tecnológico de Chile para enfrentar las heladas, el profesional manifestó que este era comparable e incluso superior al que existe en California, “en esta visita me he encontrado con tecnologías que actualmente todavía no existen en California, en su mayoría son procedentes de Nueva Zelanda. La gran diferencia está en la magnitud de superficie bajo sistemas de protección de heladas, California es un estado en el que se vienen combatiendo las heladas desde hace más de 50 años, prácticamente no existen productores que no tengan algún sistema de protección, dado que las heladas son un fenómeno de mayor frecuencia en California que en Chile”.

Consultado sobre una estrategia para los productores chilenos, Richard Snyder indicó que la decisión de instalar un sistema de protección contra heladas debe siempre ser precedido por un análisis de costo-beneficio, concluyendo que, “para los productores de cultivos de alto costo, sin duda, les resulta conveniente tener instalado algún tipo de sistema de protección contra las heladas”.

Por último, el especialista, concordó en que este tipo de análisis se torna cada día más difícil debido a las inciertas consecuencias que el proceso de cambio climático tendrá en las distintas regiones agrícolas del planeta; en otras palabras, actualmente no es posible predecir si las heladas aumentarán su frecuencia en nuestro país.