Estudiantes de Socoroma trabajan en proyecto científico para conservar especie nativa

explora_socoromaSocoroma, ubicado a 3060 metros de altura, es una localidad de la provincia de Parinacota, comuna de Putre. Su población no supera los 80 habitantes y actualmente son 3 los estudiantes que asisten a la escuela básica San Francisco de Asís de Socoroma; no obstante están involucrados con la queñua, en un interesante proyecto científico.

Polylepis rugulosa, nombre científico de la queñua, es un árbol de la familia rosáceas (Rosaceae), propio de la precordillera; se distribuye entre los 3 y 4 mil metros de altura, a lo largo de la cordillera andina del norte de Chile, Bolivia y Perú. Debido a la sobre explotación por sus múltiples usos como combustible, en construcción, artesanía y en medicina, ha sido catalogada como especie “En Peligro” considerando su estado de conservación.

Una acción combinada entre el DAEM de la Municipalidad de Putre y CONAF, como parte de las acciones estipuladas en el calendario medioambiental que desarrollan las escuelas para obtener certificación ambiental, posibilitó la entrega de 4 queñuas de unos 20 cm, mantenidas en bolsas plásticas.

Considerando la corta edad de los estudiantes y que cursan 2° y 4° básico, la invitación de Eliana Belmonte al visitarlos en su escuela fue a registrar el crecimiento de las plantas, manteniendo un riego dosificado. Tres semanas después de instalado el experimento, y ante una nueva visita a la escuela, el experimento estaba en ejecución; las plantas identificadas con etiquetas y regadas, medidas con precisión, manteniendo registro en formularios apropiados, construidos por ellos.

Olga Ancoma, profesora unidocente de la escuela, apoya y da confianza a los niños para que atiendan el experimento, el que se presentará El Dia de la Ciencia en Mi Colegio en octubre próximo (fecha por definir), como parte de las acciones que las comunas rurales aportarán a la celebración de la XXI Semana Nacional de Ciencia y Tecnología.

“El impacto del trabajo que se está desarrollando en la Escuela San Francisco de Asís contribuye a desarrollar desde temprana edad la observación, rigurosidad, la paciencia y la perseverancia, atributos indispensables de quien se involucre en un trabajo científico”, expresó Eliana Belmonte.

Aún cuando la corta edad de las escolares no les permite presentarse al X Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología 2015, con las acciones que tienen en marcha van encaminadas directamente al próximo año, cuando cursen 5° año y puedan postular con un proyecto y logrando compartir con pares divulgando su conocimiento.