Equipos municipales retiraron foodtruck abandonado que producía un foco de incivilidades

El trabajo de Dipreseh y de la oficina de Inspecciones Generales ha permitido retirar de las calles decenas de autos abandonados.

El retiro de vehículos abandonados no para. La oficina de Inspecciones Generales de la Municipalidad de Arica y la Dirección de Prevención y Seguridad Humana, Dipreseh, han logrado eliminar focos de incivilidades provocados por transportes abandonados, que son utilizados por sujetos no solo para pernoctar, sino para una serie de situaciones que ponen en riesgo a la comunidad.

Uno de estos vehículos fue un foodtruck que fue denunciado por los propios vecinos, y donde fueron hallados indicios de ingesta de alcohol y drogas. Vicente Fuentes, fiscalizador preventivo, señaló que se dejó notificación previa para retirar el vehículo, pero que, ante la no aparición de un dueño, fue derivado al aparcadero municipal al provocar una grave situación en el barrio donde se encontraba.

“Los vecinos se nos acercaron cuando visitamos el lugar y nos decían que al fin estábamos retirando ese foco de delincuencia. Entregamos una notificación previa que se dejó en el mismo foodtruck, porque lamentablemente fue imposible encontrar al responsable. Cuando se dejó la notificación no hubo respuesta y como el caso fue bastante grave, se le dio prioridad para su retiro”, señaló.

En lo que va de 2022, cerca de 200 personas propietarias de vehículos abandonados han sido notificadas por los equipos municipales, en el marco de un trabajo preventivo que ha resultado todo un éxito, por cuando ha permitido que cerca del 80 por ciento de los dueños retiren sus autos de manera voluntaria.

La directora de Dipreseh, Marjorie Pino, explicó que el retiro municipal de vehículos nace de la preocupación demostrada por la población ante el elevado número de transportes que presentan una condición de abandono, una situación que genera incivilidades tanto dentro del auto como en su entorno.

Por tal motivo, llamó a los propietarios que han sido notificados, a retirar voluntariamente sus máquinas. “Como Municipalidad tenemos la facultad para retirar los vehículos sin necesidad de notificar a sus respectivos dueños. Sin embargo, creemos que el retiro de estas máquinas es una responsabilidad de sus propietarios, quienes en su mayoría han respondido de buena manera a este llamado”.

Importante es señalar que todo vehículo llevado al parqueadero puede ser recuperado por sus dueños, siempre y cuando pague los costos asociados al trámite. Para recuperar el auto, primero debe ser cancelada una infracción, luego el costo del retiro del vehículo y de la custodia en el recinto municipal. Respecto a las multas, estas fluctúan entre 0,50 y 2,5 U.T.M.