Equipo municipal se desplegó en la ciudad y los valles para monitorear bajada del río San José

Cuatro personas aisladas y 12 evacuadas desde el lecho del río, fue el balance de la primera jornada de labor preventiva realizada por la Municipalidad.

La noche del viernes 15 de enero se produjo la crecida más grande del río san José en lo que va de año, alcanzando una corriente de 10.000 litros por segundo, situación que movilizó de inmediato a los equipos municipales para monitorear y adoptar acciones acordes a la eventual emergencia.

Cerca de las 23:00 horas, el cauce ya pasaba el kilómetro 28 del valle de Azapa, lugar hasta el que se movilizaron directores y personal municipal, encabezados por la Dirección de Desarrollo Rural. Al mismo tiempo, en el sector urbano, los funcionarios de Dideco recorrían el lecho del río para evacuar a las personas en situación de calle, ante la inminente llegada del agua al mar.

El alcalde de Arica, Gerardo Espíndola, informó que personal municipal inspeccionó el río en ambas direcciones, siendo requerida la intervención de Carabineros y Bomberos en el sector de Humagata, lugar donde cuatro personas quedaron aisladas y fueron rescatadas a primera hora de esta mañana.

Asimismo, destacó la labor preventiva realizada por Dideco en la zona rural, que logró alertar a las personas en situación de calle que pernoctan en el lecho. “Nuestro equipo ha estado desde temprano monitoreando el sector del río hacia arriba, al mismo tiempo que otro equipo recorría el lecho en el sector de la ciudad, alertando a las personas en situación de calle. En total fueron 12 personas que fueron alertadas, operativo que contó con la ayuda de Carabineros ya que existen unos puntos conflictivos donde se consume droga”.

Protocolo de emergencia
Desde las primeras horas de la tarde, las unidades de Emergencia y Rural de la Municipalidad, informaron sobre la eventual situación al alcalde Gerardo Espíndola, autoridad que de inmediato activo los protocolos establecidos para ir en resguardo tanto de las poblaciones de los valles como de la ciudad.

Luis Cañipa, director de Desarrollo Rural, explicó que la situación tuvo su origen en las intensas lluvias que afectaron al interior de la región durante los últimos días, especialmente en la zona de Ticnamar, una de las vertientes que desembocan en el lecho del San José.

“Esta ha sido la primera crecida importante del año, estábamos pasando por una sequía, hace tiempo que no teníamos estos caudales, pero felizmente es bueno para el sector agrícola, ya que nos permite una recarga de la napa freática para poder tener agua para los regadíos de los campos”, indicó.

Importante es señalar que es peligroso acercarse al lecho del San José durante su llegada al mar. Por tal motivo, la Municipalidad llamó a la comunidad a tener precaución y evitar exponerse a la ladera del río, a fin de prevenir accidentes.