En el Día Mundial del síndrome de Down el desafío de la inclusión laboral para personas en situación de discapacidad

dia_mundial_sindrome_downDe los 250 mil niños que nacen cada año en Chile, se estima que 650 de ellos tendrán síndrome de Down. Esta cifra posiciona a nuestro país como el de mayor prevalencia de esta condición en Sudamérica, esto según el Estudio Colaborativo Latino Americano de Malformaciones Congénitas dado a conocer a finales de 2014.

Frente a estas cifras, uno de los grandes desafíos para nuestra sociedad es lograr una mayor inclusión, generando -sobre todo- más oportunidades laborales. Así lo entiende Fundación Descúbreme, que en el marco del Día Mundial del síndrome de Down, dio a conocer el trabajo que realiza para incentivar la inserción laboral de personas en situación de discapacidad.

Para Carola Rubia, Directora Ejecutiva de Fundación Descúbreme, la inclusión laboral de personas con síndrome de Down tiene un fundamento de carácter ético, ya que considera que los seres humanos, por esencia, tienen derecho a desempeñar un rol activo en la sociedad. “En este día nuestra invitación es a las empresas pequeñas, medianas y grandes para se planteen seriamente la construcción de ambientes de trabajo inclusivos y diversos”, comentó.

Gracias al trabajo que ha realizado el área de RSE Inclusiva de esta fundación, incentivando la inclusión laboral al interior de las empresas, en 2014 lograron que 29 personas consiguieran un contrato de trabajo en 12 empresas ubicadas en Santiago, Viña del Mar, Valparaíso, Villa Alemana, Talcahuano y Antofagasta,

Un verdadero caso de éxito
Uno de sus principales aliados en el trabajo de inclusión ha sido Unimarc, compañía que actualmente cuenta con 191 personas con algún grado de discapacidad colaborando en sus tiendas a lo largo de Chile. “Nuestro objetivo es que puedan desarrollarse laboralmente en un ambiente que potencie sus habilidades y les permita realizar las mismas funciones que sus compañeros.”, explica el subgerente de RSE de SMU, holding de Unimarc, Nicolás Valdivieso.

María de los Ángeles Seguel es uno de estos casos, que gracias a esta iniciativa logró integrarse y ser parte de una dinámica de trabajo que le abrió nuevas oportunidades, amplió su actividad social y le permitió vivir nuevas experiencias.

María de los Ángeles es un ejemplo respecto de cómo la inclusión laboral representa una gran oportunidad para que las personas con síndrome de Down rompan barreras y modifiquen sustancialmente la visión de sí mismos y su forma de participación en la sociedad. “Siento que yo no tengo límites y que las empresas nos tienen que dar una oportunidad para trabajar y demostrar que somos responsables, que hacemos bien las cosas”, revela Maria de los Ángeles.