El viernes 29 de abril de 2016 cierran proceso de rendición de cuentas a sostenedores de establecimientos educacionales

rendicion_cuentas_2El proceso de rendición de cuentas de recursos 2015 está dirigido sostenedores de establecimientos educacionales que reciban aporte estatal, que en la región corresponde a unos $37.414.731.506 aproximadamente. Este proceso se encuentra abierto entre el miércoles 2 de diciembre 2015 y el viernes 29 de abril de 2016. Las subvenciones que los establecimientos educacionales deben rendir son: Subvención General, PIE, SEP, Mantenimiento, Pro retención, Internado, Refuerzo Educativo y FAEP.

Que se incorpora -para los sostenedores de establecimientos municipales- la rendición de los recursos del Fondo de Apoyo a la Educación Pública (FAEP) 2014 y 2015.

El actual proceso de rendición contempla cinco etapas: Rendición de Remuneraciones, Rendición de Cuentas Ingresos y Gastos, Acreditación de Saldos, Declaración del Sostenedor y Cierre. Todas disponibles a través de la plataforma http://ptf.supereduc.cl.

Otro punto importante es la acreditación de saldos en una cuenta bancaria que es obligatoria para cumplir con la rendición de todas las subvenciones, incluyendo los Fondos de Apoyo a la Educación Pública y la General, según indica el Dictamen N°16 de la Superintendencia. Estas cuentas deben restringirse a fines educativos y por lo tanto, deben ser exclusivas para la subvención SEP y los recursos FAEP.

En cuanto a la rendición de cuentas SEP 2015 se solicitará la siguiente información adicional para el proceso: existencia del Consejo Escolar, si el Consejo Escolar tomó conocimiento de la cuenta pública (rendición de cuentas) y la aprobación del Director del establecimiento educacional a la cuenta pública.

Además, es importante recordar que los sostenedores que no rindieron los recursos 2014, dispondrán-de forma extraordinaria- de una nueva posibilidad para dar cuenta de gastos No Rendidos.

El proceso de rendición de cuentas estará acompañado por jornadas que realizarán equipos de la Superintendencia de Educación, para resolver dudas e inconvenientes a los sostenedores.

El procedimiento tiene por objeto velar por una mayor transparencia financiera y claridad en el uso de los recursos, para que éstos sean utilizados para los fines establecidos en la ley y, de esta forma, aportar a la mejora integral de la educación.