El oneroso y dañino legado de Salvador Urrutia en el municipio

Salvador Urrutia Cárdenas, ex alcalde de Arica

Mientras más transcurre el tiempo, más se van descubriendo antecedentes de la pésima gestión de Salvador Urrutia como alcale, cuya gestión se caracterizó por convertir a la Municipalidad de arica en una cancha de aterrizaje, donde “felizmente” llegaron, David Zapata cuando fue sacado de su cargo de consejero regional, la ex seremi de la Vivienda Evelyn Miller y ahora se suman, su equipo de confianza, que llegó al municipio, sin haber postulado ni haber ganado ningún concurso al respecto.

La gestión de Urrutia se caracterizó por sobre poblar la dotación de personal, devolución de miles de millones de pesos de proyectos ganados anteriormente a su gestión, por la incapacidad de llevarlos a cabo, por mostrar una ciudad sucia, oscura, con áreas verdes secas y su nula capacidad de gestión. Este es el tipo de individuos que hay que erradicar de la política ariqueña. Si hoy Arica carece de senadores por las consecuencias de todos sabidos, que pasaría si este señor, que fue incapaz de dirigir la ciudad, llegara a dormir al senado. Ariqueños hoy es el momento de evaluar a quien se eligir´+a a fin de año.

Pero no nos apartemos del tema. Urrutia, llegó rodeado no solo de una gran cantidad de abogados y dejar la puerta abierta para que todos los que llegaran a él, pudieran ingresar como funcionarios, sino que además entre tantas cosas que le faltó al oftalmólogo, fue decirle a sus más cercanos allegados, que ellos eran de confianza, que no pasaron por el famoso test psicológico, al que de deben someterse todos aquellos que postulen al municipio, que tampoco postularon a concurso alguno y que si tenían o no las competencias para ejercer los cargos millonarios en los que fueron designados, y que ellos debían irse junto con el alcalde cuando se terminara la gestión, pues bien, esto último tampoco se cumplió, ya que su equipo íntimo de confianza, entre los que se encuentran Fernando Nuñez, Reinaldo Córdova y Ricardo Ortiz, presentaron una demanda laboral en contra del municipio por su despido, una vez finalizada la gestión de Urrutia.

Esta situación no tiene parangón en la ciudad, aunque sí hay un antecedente por allegados a la intendencia de Durana del gobierno de Piñera, que también concurrieron a los tribunales por sus despidos, igual ingresaron sin tener las competencias, sin postular a concurso alguno, etc., práctica que al parecer se está institucionalizando en los servicios públicos.

Fernando Nuñez, fue administrador municipal hasta que el concejo votó por su salida del cargo, su calidad contractual cambió, pero el monto del sueldo no varió sustancialmente. El promedio de sus rentas mensuales son:

2013 $2.822,402
2014 $2.902.817
2015 $2.608.333
2016 $2.603.70

Demanda al municipio por $12.046.666 más las cotizaciones.

Reinaldo Córdova, fue jefe de gabinete, participó activamente durante la administración de Waldo Sankán, también cumliendo las funciones de jefe de gabinete y alcalde subrogante. Estuvo en modalidad a contrata y honorarios- Promedio de las rentas:

2013 $ 2.402.750
2014 $ 2.683.749
2015 $ 2.738.431
2016 $ 2.760.303

Demanda al municipio por $12.060.000 más las cotizaciones

Ricardo Ortiz, estuvo contratado para realizar funciones en la unidad de control de gestión en modalidad a contrata y honorarios (incluso ambas al mismo tiempo), promedio de rentas:

2013 $1.776.940
2014 $2.127.097
2015 $2.335.228
2016 $2.322.502

Demanda al municipio por $16.641.300 más las cotizaciones

La comunidad será la que evaluará la situación planteada, sin embargo a simple vista, parece improcedente este tipo de situaciones que se están dando en la ciudad.