EL DUENDE NEGRO: ¿Fotos en Chacalluta?

duende_negroHola mis queridos brujos y brujas del aquelarre ariqueño…la semana pasada anduvimos en otra y no les pude traer la copucha de la semana, pero ya estamos aquí, luego de un vuelo rasante en mi escoba azul por los dominios de Macondo. Esta columna debía haberse publicado ayer martes, pero el murciélago mensajero se extravió, persiguiendo a unas palomitas y llegó al diario después que se había cerrado la edición

Leía el otro día unas declaraciones de la gobernadora, que a veces hace el papel de intendenta subrogante, respecto a un letrero luminoso que pusieron en la avanzada Chacalluta, para que los chilenos que lleguen ahí, sepan que están en Chacalluta…bueno los extranjeros también. Aunque hicimos algunos esfuerzos por saber cuánto costo el cartelito, no tuvimos la ansiada información. La cuestión es que en sus declaraciones, dijo: “se ha convertido en un punto de atractivo para fotografiarse para quienes ingresan o salen del país por esta frontera”. Se nota que la estilizada dama solo ha ido como autoridad al sector, ya que está prohibido tomarse fotos ahí.

Basta que aparezca uno con una cámara fotográfica para que se acerque la verde autoridad u otros a indicarle que NO se pueden tomar fotos…¿?

Esta es la única frontera en el mundo donde no se pueden tomar fotografías, es, sin duda alguna, la medida más absurda y ridícula de la que se tenga conocimiento y cómo cambian las cosas un par de metros más al norte, nos referimos al complejo Santa Rosa de Perú: todas las facilidades del caso para fotografiarse y hacer imágenes. Este duende pregunta: ¿cuál es el secreto que se esconde allí que puede poner en peligro la seguridad del estado?….jajaja la ridiculez personificada.

Así ¿Quién se va a llevar un recuerdo de la frontera chilena?….Pero según la gobernadora, la gente ahora se toma fotografías, las que están prohibidas….ya mejor tomo mi escoba azul para irme a dormir temprano luego del aquelarre de anoche…hasta el próximo martes…Clarke…Clarke.

P.D.: Esperamos el desmentido.

EL DUENDE NEGRO