Diputado Baltolu destaca despacho a ley de proyecto sobre Cuidados Paliativos y el Buen Morir

Diputado Nino Baltolu Rasera

“Se necesita compasión y empatía con los enfermos; se necesita un cambio de actitud de los servicios de salud; y se necesita que no se pongan obstáculos al momento de tramitar las licencias para que estas personas puedan estar tranquilas mientras reciben sus cuidados”, dijo el parlamentario.

El diputado por Arica Nino Baltolu valoró la aprobación y despacho a ley del proyecto sobre Reconocimiento y Protección de los Derechos de las Personas con Enfermedades Terminales y el Buen Morir, aseverando que se trata de una iniciativa que “pone como eje central la vida y la dignidad de las personas”.

“Este proyecto pone como eje central la vida y la dignidad de las personas que se encuentran en situación de enfermedad terminal. De manera tal que esta iniciativa será la directriz central a la hora de definir el curso de su tratamiento. Así, se determinarán nuevos protocolos para la aplicación de los cuidados paliativos”, señaló.

El legislador explicó que “este proyecto tiene cuatro pilares: el adecuado control de los síntomas y del dolor, el apoyo psicosocial y espiritual, la comunicación afectiva y el trabajo conjunto con el médico, la familia y el paciente. El propósito es entregar una mejor calidad de vida al paciente en sus últimos momentos y hacerlo sentir acompañado en una muerte más digna”.

“La idea es dar una respuesta integral al sufrimiento de los pacientes con enfermedades incurables y a sus familias, poniendo el foco en el cuidado de pacientes terminales no oncológicos que requieren de cuidados específicos, puesto a que los pacientes oncológicos están cubiertos por el GES. Asimismo, se busca privilegiar el domicilio del paciente, no sólo para reducir costos, sino también para darle una atención centrada en su bienestar y en el de su familia”, dijo.

En ese sentido, Baltolu enfatizó: “Se necesita compasión y empatía con los enfermos; se necesita un cambio de actitud de los servicios de salud; y se necesita que no se pongan obstáculos al momento de tramitar las licencias para que estas personas puedan estar tranquilas mientras reciben sus cuidados”.

“Estamos ante un aporte concreto al tratamiento y acompañamiento de quienes padecen enfermedades graves y que no tienen cura ni garantía sobre los cuidados que reciben”, finalizó el diputado ariqueño.