Detectives rescatan a una mujer que era agredida por su “valiente” esposo en un vehículo

El cobarde agresor de su joven mujer, conducido por efectivos de la PDI hacia el Tribunal de Garantía.

Policías detuvieron en forma flagrante a un sujeto que jalaba fuertemente el cabello a su cónyuge mientras ésta sostenía a los brazos a su hija de dos años.

Detectives de Arica rescataron a una mujer de 27 años que era agredida por su esposo al interior de un vehículo, en momentos que además mantenía en brazos a su hija de solo dos años.

Tras ser enfrentado por la policía, el agresor intentó escapar en su vehículo, pero su carrera fue interrumpida por los efectivos solo una cuadra más adelante.

El procedimiento policial se registró en la avenida Luis Valente Rossi, entre las calles Edmundo Flores y Oscar Belmar, cuando los vehículos involucrados transitaban hacia el oriente de la ciudad.

Los detectives captaron justo el momento en que el conductor jalaba con violencia el cabello de la mujer, que estaba sentada a su lado, en medio de sus gritos y los de su hija pequeña.

Los policías se encontraban detrás del vehículo donde ocurrió la agresión, esperando la luz verde del semáforo, al igual que el primer móvil.

Inicialmente, el procedimiento fue adoptado por detectives de la Brigada Investigadora de Robos y, posteriormente, quedó en manos de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores.

Por instrucciones de la Fiscalía, el imputado, H.R.N.G., de 31 años, fue puesto el martes a disposición del Juzgado de Garantía de Arica, como imputado del delito de lesiones en contexto de violencia intrafamiliar.

La familia involucrada en este caso cuenta con antecedentes de violencia reiterada, que son materia de revisión en los tribunales de justicia.

La jefa de la Brisexme, comisario Andrea Villalba, hizo un llamado “a quienes sean testigos de violencia de género, ya sea de un hombre hacia una mujer o viceversa, a comunicarse con el nivel de emergencia 134 de la PDI, porque de esta forma vamos a evitar un mal mayor y vamos a contribuir a que una familia salga de un problema cuando la mujer no se siente capaz de solicitar ayuda a la policía”.

Este caso agresión a una mujer en la vía pública se da justo en momentos que la Policía de Investigaciones lleva adelante una campaña nacional contra el femicidio denominada “No esperemos que la evidencia hable”.

Esta iniciativa enseña a la comunidad cuáles son los factores de riesgo y predictores a los que hay que poner atención en una relación de la pareja, como las agresiones físicas, los celos constantes y el sexo forzado, entre otros.