Corte de Arica confirmó fallo que condenó a 10 años y un día de presidio efectivo a autor del delito frustrado de femicidio

Corte de Apelaciones de Arica

La Corte de Arica rechazó el recurso de amparo presentado por la defensa en contra de la sentencia que condenó a la pena de 10 años y un día de presidio efectivo a Maicol Andrés Irarrázabal Jaramillo, en calidad de autor del delito frustrado de femicidio de su exconviviente. Ilícito perpetrado en febrero del año pasado, en la ciudad.

En fallo unánime, la Segunda Sala del tribunal de alzada –integrado por las ministras María Verónica Quiroz Fuenzalida, Claudia Florencia Arenas González y el abogado (i) Mario Ivar Palma Sotomayor– rechazó la acción judicial que pretendía la nulidad del juicio oral y de la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal Arica, el 5 de marzo pasado.

“(…) importa destacar que el recurso de nulidad no constituye una instancia, que sólo procede por los motivos que la ley establece, de manera que a estos jueces les está vedado revisar los hechos del conflicto jurídico y de efectuar una nueva valoración de los mismos, perteneciendo la apreciación y establecimiento de éstos a una facultad exclusiva y excluyente de los jueces que conocieron del respectivo juicio oral, quienes están dotados de plena libertad para ello, con la sola limitación de no contrariar los principios de la lógica, las máximas de experiencia y los conocimientos científicamente afianzados, siendo el cumplimiento de estos límites, y sólo éstos, lo que corresponde controlar cuando se interpone la causal pertinente”, sostiene el fallo.

El tribunal de primera instancia dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que días previos a la comisión del delito, Irrazábal Jaramillo fue informado por un hermano que su expareja “lo engañaba”. En dicho contexto, alrededor de las 11 horas del 13 de febrero de 2020, al interior de un local comercial ubicado en la población Flor del Inca, Y.A.V.S. fue abordada por el acusado, quien con un cuchillo de 27 centímetros de longitud y 15 centímetros de hoja, se abalanzó sobre la víctima propinándole una serie de puñaladas en el tórax. Agresión con el arma blanca que continuó cuando la víctima cayó al suelo, a la que sumó golpes de pies. Tras el ataque, Irrazábal Jaramillo huyó del lugar y se desprendió del arma empleada y del polerón que vestía.

A consecuencia de la agresión, la víctima resultó con una herida cortante de aproximadamente 5 centímetros en el cuero cabelludo, una herida en el tórax anterior, una herida penetrante en el esternón y tres heridas cortopunzantes en el tórax posterior, todas de mediana gravedad.