Corte de Arica confirma la prisión preventiva de imputados por asociación ilícita, receptación de vehículos y uso malicioso de instrumento público

Corte de Apelaciones de Arica.

La Corte de Arica rechazó este jueves 27 de mayo los recursos de apelación deducidos por las defensas y confirmó las resoluciones que decretaron la medida cautelar de prisión preventiva de Luis Alberto Olivares Gallardo y Hans Erich Luttecke Nova, imputados por el Ministerio Púbico como autores de los delitos consumados de asociación ilícita, receptación de vehículos motorizados y falsificación o uso malicioso de instrumento público. Ilícitos que habrían perpetrado a partir del año pasado, en la ciudad y Santiago.

En fallo unánime (causa rol 163-2021), la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Pablo Zavala Fernández, Mauricio Silva Pizarro y José Delgado Ahumada– confirmó las resoluciones apeladas, dictadas por el Juzgado de Garantía de Arica, al compartir que la libertad de los imputados constituye un peligro para la seguridad de la sociedad.

“Atendido el mérito de los antecedentes expuestos por los intervinientes en estrado, de los cuales se desprende que en la especie concurren todos y cada uno de los requisitos que consigna el artículo 140 del Código Procesal Penal y, específicamente al acápite que refiere la letra c) de dicha normativa se estima que la libertad de los imputados Luis Alberto Olivares Gallardo y Hans Erich Luttecke Nova, constituye un peligro para la seguridad de la sociedad, habida consideración al número y variedad de los delitos que se les imputa y la gravedad de la pena asignadas a los mismos, SE CONFIRMAN las resoluciones dictadas el día dieciséis y diecisiete de mayo del presente año, que decretaron la medida cautelar de prisión preventiva respecto de los imputados Luis Alberto Olivares Gallardo y Hans Erich Luttecke Nova, dictada en la causa RIT 12516-2020, RUC N° 2001091010-3, del Juzgado de Garantía de esta ciudad”, sostiene el fallo.

Según el ente persecutor, desde el año pasado, los imputados se organizaron y asociaron junto a otros cuatro sujetos para la comisión de diversos delitos contra la propiedad y la fe pública, logrando identificar a Olivares Gallardo como el líder de la agrupación, quien se comunica con Luttecke Nova, con residencia en Santiago, quien se encargaba de adquirir vehículos motorizados de alto valor a bandas especializadas en su sustracción en la Región Metropolitana. Vehículos que, tras adulterar su documentación, eran trasladados hasta el norte por Olivares Gallardo y otros imputados, quienes se comunicaban vía telefónica y por mensajería con el resto de la banda. Una vez en Arica o Iquique, los automóviles con la documentación adulterada eran sacados del país hacia Bolivia, vía Colchane.