Corte de Apelaciones decidirá medidas cautelares en el caso de joven que dio muerte a otro tras ser víctima de un violento ataque

Defensor penal público, Rodrigo Torres Díaz, de la Defensoría Aymara e Indígena.

Si bien el Juzgado de Garantìa había validado la tesis de la defensa sobre la legítima defensa, en el contexto de un ataque en contra del imputado y de su madre, el Ministerio Público apeló.

Durante la mañana del domingo en dependencias del Juzgado de Garantía de la ciudad, se llevó a cabo la formalización del joven acusado del homicidio de un hombre, tras una riña ocurrida el 7 de agosto. Durante la audiencia se dieron a conocer varios antecedentes respecto al hecho y a la larga data de conflictos ocurridos entre la víctima y el imputado, hechos relacionados a amenazas y ataques en contra de la madre, la pareja y el mismo imputado, por parte de la víctima.

Tras la presentación de los antecedentes que incluían testimonios que daban cuenta del ataque en contra del imputado, ocurrido el día en que dio muerte a la víctima, se detallaba que la víctima habría llegado hasta el domicilio de la madre del imputado, junto a un grupo de personas allí lanzaron botellas y palos, además profirieron amenazas en contra de la mujer. Cuando el imputado llegó al domicilio, se enfrascaron en una riña, oportunidad en la que, según la declaración prestada, al verse sobrepasado en número y temiendo por su madre, el acusado tomó un cuchillo y terminó hiriendo de gravedad a la víctima.

Una vez ocurrido esto, el imputado decidió ir en compañía de su madre a presentar la denuncia respectiva, tras ello a recibir atención médica ante las lesiones con las que quedó tras la riña. Cabe señalar que había una serie de denuncias previas en contra de la víctima por las amenazas realizadas en varias ocasiones.

El defensor penal público, Rodrigo Torres Díaz, de la Defensoría Aymara e Indígena, detalló que “Acá existe una serie de antecedentes que daban cuenta de una serie de amenazas en contra del imputado, de su mamá y pareja, amenazas de grueso calibre, estas amenazas y ataques previos fueron denunciados a Carabineros y existen los partes que dan cuenta de ello. En ese sentido, el día del lamentable hecho, mi representado al saber que la víctima junto a otros sujetos se encontraba en las afueras de la vivienda de su mamá, lanzando botellas e insultándola, se dirigió raudamente hasta allá e inmediatamente fue atacado . En este contexto finalmente termina agrediendo a la víctima y causándole heridas de gravedad al intentar defenderse y defender a su mamá. Ellos una vez ocurrido el hecho se trasladan hasta Carabineros, para interponer la denuncia, se les sugiere ir a la PDI y allí primero se le solicita ir a un centro de salud por sus lesiones. Acá estamos frente a una situación en la que esta defensa considera se trata de legítima defensa”.

Una vez presentado todos los antecedentes el juez Héctor Barraza, desestimó la petición del Ministerio Público de prisión preventiva, dictando finalmente arresto domiciliario nocturno y arraigo local. Sin embargo, el Ministerio Público apeló, por lo que la Corte de Apelaciones finalmente será la encargada de ratificar o revocar la decisión del juez Barraza.