Continúa avanzando con éxito proyecto de crecimiento de el dorado en Arica

El cultivo de el dorado, que se ubica en la planta de Corpesca Arica, está trabajando en la producción de peces juveniles, a fin de cerrar el ciclo productivo. Se estima que al año 2024 se podrían tener resultados definitivos para determinar si este proceso es exitoso y apto para ser comercializado.

El desarrollo del proyecto “Producción de juveniles de dorado (Seriola lalandi) de bajo costo y alta calidad en Arica”, continúa avanzando en términos de investigación, proceso que se espera termine el año 2024, con la producción de peces a nivel adulto que puedan ser comercializados.

La iniciativa desarrollada por el CIAM, en conjunto con la Universidad de Tarapacá y apoyo de Innova Corfo y de Corpesca, que se realiza en la Región de Arica y Parinacota desde el año 2014, ya ha tenido resultados positivos en las diferentes fases de investigación, logrando peces de hasta 3,5 kilos, a partir de juveniles de 0,01 kg en 13 meses en condiciones óptimas de cultivo, tales como 23°C de temperatura, alimento tendiente a la especificidad de especie y peces de calidad con potencial de crecimiento máximo y de baja mortalidad.

De acuerdo a lo señalado por Jorge Oliva, Director del Centro de Investigación Aplicada del Mar (CIAM), entre los hitos más relevantes fueron el uso de tecnología optimizada de recirculación de agua de bajo costo, llegó a un 70 % menos con respecto al mercado, y de fácil operatividad, la cual se puede construir con materiales y equipos regionales

A ello se suma, la obtención de la estructura de costos de producción, con lo cual se creó la ruta de el dorado en Arica en base a disminuir los costos de alimento y juveniles que en su conjunto corresponde a más del 72% de los costos productivos.

Solución Sostenible al Engorde
Por su parte, la investigadora y Coordinadora del Proyecto en Arica, María Alejandra Pizarro, explicó que el proyecto propone una solución tecnológica integral y sostenible de engorde para el crecimiento comercial del dorado.

Además, la iniciativa, en su segunda etapa, permitió dotar a la región de una unidad productora de alimento extruido con una capacidad operativa de 8.000 kilos mes y un área de bioensayos que permitirá diseñar y formular dietas tanto para dorado y otros peces regionales impactando positivamente en el desarrollo de la acuicultura regional.

Pizarro realizó especial énfasis en el hecho que la sostenibilidad del proyecto no se alcanza sin la producción local de juveniles.

Para alcanzar este objetivo, actualmente se esta ejecutando un proyecto de producción local de juveniles de alta calidad y bajo costo, bajo un programa de control de producción de calidad. La principal meta es bajar los costos de un juvenil arribado a Arica de US$4,5 a US$ 1,0 de producción local.

Asimismo, el equipo técnico de CIAM sostiene que el producto puede contribuir al desarrollo de las nuevas industrias como un recurso con potencial acuícola para la zona norte del país, dando respuesta además a la demanda que puede generarse en Chile e, incluso, en el sur del Perú.

Arnaldo Vilaxa académico e investigador de la Universidad de Tarapacá sostuvo que “En la evaluación de los costos productivos de los proyectos de piscicultura el ítem alimento corresponde a más de un 50%, a lo cual hay que sumar los costos de flete. Una producción local facilitaría la instalación de nuevos proyectos en el área”.